Chat gratis

Gracias por estar aquí

Somos Puentes de Luz que unen la Tierra con el Cielo

viernes, 21 de junio de 2019

LITHA, ALBAN HERUIN. LA FIESTA DEL SOLSTICIO DE VERANO.


Litha o “Alban Heruin”
La fiesta del Solsticio de Verano.

Comencemos recordando que para el pueblo Celta solo existían dos estaciones, la estación de la luz dio comienzo en Beltane (1º de Mayo) en el hemisferio norte y se extenderá hasta Samhain (1º de Noviembre), momento en el que la luz dará paso a las sombras y comenzarán los 6 meses de oscuridad y reposo para la Madre Tierra y todos sus habitantes. El año Celta daba comienzo en noviembre, de modo que estamos en la segunda mitad del año, caminando lentamente hacia su culminación.

Existe una leyenda solar en la que se habla de los dos dioses que reinan en los períodos de luces y sombras, el "Oak King" y el "Holly King". El primero rige el verano y el año en crecimiento mientras que el segundo simboliza el invierno, momento de decrecimiento del día. En el solsticio de verano el "Oak King" (Rey Roble) está en el punto máximo de su fuerza, mientras el "Holly King" (Rey Acebo) está en el punto más frágil. Sin embargo, el Rey Acebo comienza a ganar fuerza en el equinoccio de otoño adquiriendo su máximo poder durante el solsticio de invierno (Yule).



La Rueda del Año Celta está compuesta 8 sabbats y 13 esbats, estos últimos coinciden con las celebraciones de la luna llena. Los 4 sabbats menores son los que marcan las estaciones y se les llama fiestas solares. En los equinoccios (Mabon para el otoño y Ostara para la primavera) la duración del día y la noche es igual pero en los solsticios no. En el solsticio de invierno (Yule para los celtas) la noche es más larga que el día y en el de verano (Litha para el calendario celta), el día es más largo que la noche. Los otros 4 sabbats mayores nos marcan la mitad más o menos de una estación con respecto a la siguiente y serían fiestas populares. Por tanto, tendríamos Imbolc (2 de febrero) entre Yule y Ostara; Beltane (1 mayo) entre Ostara y Litha; Lughnasadh o Lammas (1 de  agosto) entre Litha y Mabon y Samhain (1 noviembre) entre Mabon y Yule.

Litha es, quizá el Sabbat menor más esperado después del letargo del invierno y el despertar de la tierra que comenzó en Ostara. Es el momento en el que astrológicamente el sol alcanza su cénit (trópico de Cáncer) hallándose en el punto más alto del cielo, esto ocurre entre el 21 y el 23 de junio en el hemisferio norte; dando lugar al día más largo del año y al ciclo más fértil de la tierra. Se honra al sol, celebrando su triunfo y el de la luz sobre la oscuridad, así como la fertilidad y la abundancia. Es, tal vez, la fiesta más celebrada a lo largo de la historia, quizá también la más antigua pues desde el Neolítico existen importantes construcciones que así lo demuestran como es el caso de los círculos de piedras, el de Stonehenge por ejemplo, se alinea con el sol el día del solsticio de verano.



A partir de este momento de culminación los días, que vienen siendo más largos desde Imbolc, empezarán a acortarse y el sol emprenderá su descenso pues cuando se llega a lo más alto, solo se puede volver a descender para completar el ciclo eterno de la rueda del año. Nacemos, maduramos, envejecemos y morimos. Este ciclo se repite continuamente y las mujeres tenemos la gran suerte de vivirlo mes a mes debido a nuestras lunaciones, para volver a renacer hemos de morir primero. Y mueren conceptos, ideas, pensamientos, comportamientos… en una continua renovación y evolución, muerte y renacimiento.

La tierra comienza a prepararse para su momento oscuro, las cosechas maduran para ser recogidas… Pero mientras tanto sigamos rindiéndole tributo a la vida en el afuera aprovechando el sol como la fuente de maná que nos da la energía y la luz que necesitamos para renovarnos, sentir la vida y vivirla plenamente. Puesto que para nosotros hoy en día, el solsticio de verano representa el inicio de la estación de la alegría, el florecimiento de las semillas que llevan tanto tiempo germinando, la plenitud y la abundancia. ¡Celebremos, por tanto, la vida!

Otros nombres con los que es conocida esta festividad tan antigua como el tiempo son: Midsummer, Lethu, Solsticio de Verano. En la tradición druídica irlandesa se la llama Mean Samhraidh, esta fiesta estaba relacionada con el dios Manannán Mac Lir (dios del mar) y Áine (una diosa de la fertilidad). En la tradición druídica galesa/británica se llama Alban Hefin “Luz de Verano”, mientras que en la tradición germánica se llama Midsummar (relacionada con Frigga).


Esta festividad se ha asociado con la noche de San Juan que se celebra del 23 al 24 de junio, realmente aunque en San Juan se enciendan hogueras y se tenga también como una noche mágica, no siempre coincide con el solsticio de verano, se trata más bien de una fiesta cristiana que conmemora el nacimiento de San Juan el Bautista justo 6 meses después del nacimiento de Jesucristo y que ha adoptado las costumbres y tradiciones paganas. Por tanto, mi recomendación es que celebres el 21, el 24 ó ambos, celebra aquello que te dé alegría y te haga sentir bien.


Litha es una fiesta de fuego y agua en la que nuestros antiguos prendían hogueras en las colinas y se reunían alrededor de ellas para festejar y celebrar un gran banquete donde se bailaba, se danzaba, se comía, se bebía y la gente cantaba y narraba cuentos y leyendas. Nuestros antiguos se divertían elogiando así la vida en su máximo esplendor. Se celebraba la abundancia y la fertilidad tras el fin de la estación yerma en el que la tierra volvía a la vida. 



Las fogatas circulares solían encenderse en enclaves importantes y lugares sagrados como un pozo sagrado, un cruce de caminos o cualquier otro punto que para ellos fuera propico para rituales. Se prendían justo en el momento del ocaso, siendo bendecidas para consagrar sus poderes y proteger los cultivos que estaban creciendo. Se designaba a un miembro de la comunidad para que vigilara su construcción y controlar sus llamas. Esa misma persona debía recitar invocaciones y plegarias para que las llamas siguieran vivas y su mágica presencia se extendiera purificando los campos cercanos donde crecían los cultivos. Con esa misma finalidad se prendían antorchas y teas de la propia fogata y los más atrevidos jugaban con el fuego ofreciendo bellos espectáculos a los demás. Cuando las llamas comenzaban a decrecer llegaba el momento de saltar las hogueras, (encendidas en honor al dios Sol) para renovarse, hacer peticiones de salud, protección, belleza, amor… y eliminar todo aquello que impedía la felicidad plena. La tradición nos dice que hoguera se saltaba 3, 7 ó 9 veces, siempre un número impar. Y también se solían utilizar las cenizas de esas hogueras para darse una refriega con ellas por todo el cuerpo, incluso irlas echando por los campos para renovarlos y purificarlos. Había quienes guardaban sus rescoldos para que les dieran suerte durante todo el año, o al menos hasta la siguiente estación.

Otra de las tradiciones consistía en quemar ruedas de paja que se lanzaban colina abajo, si la rueda recorría un largo camino antes de quemarse y saltaba y botaba, auguraba un buen año, si por el contrarío se caía de forma inmediata o no se quemaba, auguraba todo lo contrario. Se dice que este rito simbolizaba el descenso del sol que ese día estaba en su máximo apogeo.

Las doncellas tejían trenzas que lanzaban a la hoguera, se dice que si el amado las atrapaba antes de que el fuego las engullera se aseguraban una feliz y abundante vida en común.

Otra práctica de este día era ir a recoger plantas medicinales a media noche. Todas las plantas recogidas este día aumentan sus poderes curativos, pues la magia de esta noche les otorga ese don. Muchas mozas jóvenes iban en busca de verbena y si la encontraban se aseguraban que el joven del que estabn enamoradas, se enamorara a su vez de ellas.

Durante este período se celebraban también los matrimonios que no habían tenido lugar durante Beltane. Se preparaban herramientas nuevas y armas para la caza junto con todas las actividades que pudieran realizarse al aire libre, aprovechando los rayos de sol y su efecto sanador y revitalizante.

Se dice que los niños nacidos en Litha están especialmente bendecidos para alcanzar sus metas cueste lo que cueste. Son niños perseverantes, elocuentes, decididos y derrochadores.



Tras una noche de fiesta y excesos donde el fuego se encargaba de purificar tanto los cuerpos como las almas, la gente buscaba al amanecer la bendición del agua y se bañaban desnudos en el mar, en los ríos, manantiales, fuentes o lagos, ya que el agua de la mañana de Litha es mágica. Es conocido que hasta el rocío de la mañana era recogido y las doncellas lavaban sus rostros con él para aumentar su belleza pues, al igual que el agua y como agua que es, esa mañana, el rocío tenía propiedades mágicas y curativas. He leído por ahí la descripción del rocío como “lágimas de dioses”. Otra opción es caminar sobre la hierba mojada o en las propias corrientes de agua.

Todavía hoy en día, en muchos lugares se prepara el agua de Litha, recogiendo agua de siete manantiales o fuentes, esta se pone en una vasija o cuenco (puede ser de cualquier material menos de plástico), se le añaden flores y hierbas mágicas de esta estación y se dejan macerar bajo el sereno durante toda la noche. A la mañana siguiente el agua se recoge, se filtra y se guarda durante todo el año para tener agua para hechizos mágicos y para refrescar y rejuvenecer los rostros de las damas.
 


La noche del solsticio es una noche especialmente mágica pues el mundo de los humanos y el mundo feérico se separa por un velo muy fino, que en ocasiones incluso deja de existir facilitando el poder traspasar la puerta a esos mundos mágicos y sutiles donde todo adquiere otra dimensión. Hadas, ninfas, duendes, trasgos, elfos, elementales (gnomos, ondinas, sílfides y salamandras), espíritus de la naturaleza y del bosque… Llegados a este punto, hemos de recordar, que las hadas, en ocasiones son seres temperamentales y se ofenden con facilidad, por tanto, en esta noche debes tener cuidado. Si tu velo se retira por completo y eres capaz de escuchar en el bosque sonidos de campanillas, tal vez se trate de una corte de hadas viajando por el mundo de los humanos o de algún círculo de hadas en plena celebración. Ten cuidado de no quedarte mirando fijamente porque como te vean espiándolas podrían enfadarse, encantar tus pies y hacerte danzar eternamente hasta la muerte. Sin embargo, si posees un corazón puro, te invitarán a participar en su fiesta hasta el amanecer, después te obsequiarán con algunos dones. De cualquier modo debes tener cuidado porque cabría la posibilidad de que les gustes demasiado y quieran retenerte junto a ellas en el mundo feérico sin dejarte marchar nunca más. Lo mejor en estos casos es hacer como si nada y seguir tu camino conservando en tu retina y en tu memoria ese momento mágico vivido.



El dios solar al que se rendía culto en estas fechas era Belenos, en la cumbre de su virilidad y mostrándose como Sol Supremo (uno de sus tres aspectos). Por otro lado encontramos a la Diosa Madre, Dana, como diosa de la Abundancia que se encuentra simbólicamente embarazada de una exuberante cosecha. Como ya hemos dicho esta es la fiesta del fuego y el agua y las deidades acuáticas eran Manannán Mac Lir (dios del mar), Deva, diosa de las agua y La Dama del Lago, que cuida las aguas dulces del planeta.

Como ya hemos comentado algunas plantas florecen durante esta noche y todas ellas tienen mayor concentración de poderes sanadores, curativos y mágicos. Si te preguntas qué plantas puedes recolectar esta noche, te dejo algunas por aquí, pero déjate guiar siempre por tu intuición.

Algunas hierbas de verano: hierba luisa, verbena, albahaca, retama, artemisa, menta, hiedra, ajenjo, manzanilla, milenrama, hinojo, claveles, girasoles, rosas, azahar, lavanda, margaritas, hipérico o hierba de San Juan, salvia, helecho macho, matricaria, melisa, tomillo, ruda, malva, mejorana, ortiga, laurel,saúco y romero, siempre romero…

Cuidado con las plantas que recoges porque no solo se potencian sus efectos mágicos y sanadores durante esta noche, sino que también lo hace su toxicidad y algunas lo son, sobre todo si no se aplican en su dosis adecuada, como bien decía Paracelso.



¿Qué hacer en Litha, cómo celebrar el día del Sol?

* Lo primero y principal, sal de casa. Sal al exterior, date un paseo, que te dé el sol (siempre con precaución, por supuesto), camina por el bosque, por el campo, por la montaña, por la playa, por la ladera de un río y si no fuera posible, por un parque o por las calles de tu ciudad, pero sal al afuera. Respira conscientemente sintiendo la fuerza del sol, su luz, su brillo, su poder. Siente cómo purifica y sana tu cuerpo y tu mente llenándote de alegría y renovando tus ilusiones y sueños.

* Puedes montar tu altar con colores amarillos y anaranjados, del modo en el que suelas hacerlo, con tus cristales, plantas, flores, velas, inciensos y aquellos objetos que sean importantes para ti y que además queiras consagrar con estas energías del solsticio.



* Puedes preparar tu agua de Litha. Es difícil disponer de agua de siete fuetes o manantiales hoy día, pero siempre podemos utilizar agua mineral, llenar un recipiente con ella (que no sea de plástico) y poner aquellas flores o plantas que desees, hay quien lo hace con rosas y girasoles, pero puedes utilizar las que sean más adecuadas para ti (elige entre las que puedas recoger de entre las que te he mencionado con anterioridad). Puedes poner esa agua en tu altar durante el día para consagrarla, con sus velitas encendidas y dejarla al sereno durante la noche. A la mañana siguiente recogerla, fíltrala, ponla en alguna botella limpia y desinfectada que puedas etiquetar y guardarla para utilizarla cuando lo necesites o así lo sientas. Por ejemplo echando una poquita en un baño especial o cuando te sientas muy cansada o necesites una limpieza energética. Puedes usarla para tus rituales, o para limpiar energéticamente tus herramientas de poder. También la puedes poner en un pulverizador y utilizarla para limpiar tu rostro antes de ir a dormir por la noche y al levantarte por la mañana, o pulverizar tu hogar si notas malas energías o sientes que necesita una limpieza. ¡No olvides rociarte bien con ella por la mañana y dejarla secar!

* Es día y noche de renovarse. Escribe en un papel lo que quieras que desaparezca de tu vida y quémalo en la hoguera. Si no puedes encender una utiliza alguna velita, que seguro que siempre habrá alguna por casa, prendes el papel y cuando el fuego haya prendido lo pasas a un quemador, un platito, etc. con cuidado de no quemarte tú. Debe quemarse por completo, si no lo hace puedes volver a utilizar la vela para prender de nuevo el trocito que haya quedado. Pon tu intención en tu nueva suerte.

También puedes hacerlo al revés, escribir en un papel todo aquello que quieras que se manifieste en tu vida. Lleva el papel durante todo el día cerca de tu corazón y cuando llegue la noche, o bien en la hoguera o en casa con una vela, préndelo y vigílalo hasta que se queme por completo. Después puedes soplar las cenizas diciendo: “Que los buenos deseos se manifiesten por mi mayor bien y el de todos los que me rodean”.

* Este es un hechizo de liberación del muro de la página Yael Folk-Spells en facebook, de Dora Moon, que por cierto os recomiendo. Con el permiso de Dora os lo dejo por aquí porque me parece muy interesante, yo lo voy a hacer.
 


Hechizo de Liberación
Este hechizo lo realizaremos para deshacernos de rencores, penas, heridas, proyectos no realizados, y todo aquello que nos esté llenando la mochila de amarguras.
Trazaremos un círculo con sal y romero, y en su interior colocaremos una vela blanca. Escribiremos una nota al Sol pidiéndole que nos libere de todo aquello nos es molesto para avanzar. Hay que meditar y expresar muy claramente cuál es el objeto de nuestro despojo.
Se prende la vela y se quema la nota recitando tres veces la frase: “Que marche mi mala estrella y lleve estas cenizas con ella”.
* Si tienes la oportunidad de celebrar con amigos sal y disfruta con ellos alrededor de una hoguera, al final de la noche, no olvides saltarla 3, 5 ó 7 veces. Si no puedes ir a un lugar donde se pueda hacer una hoguera, puedes encender una vela o varias en casa y hacer igual que si estuvieras fuera.

* Báñate en la playa, en un río, en un arroyo o camina por la orilla del agua… Y si no puedes métete en tu propia bañera o date una ducha (con flores o plantas si es posible).


* Canta, ríe, cuenta cuentos, historias, leyendas que sepas o estén en tus libros de mitos e historias de hadas.

* Rodéate de belleza, de paz y serenidad. Respira intensamente y llénate de luz solar y naturaleza.

* Come frutas y verduras de estación, es la mejor manera de que tu energía se eleve y te sientas con ganas de hacer cosas, de crear, de emprender nuevos proyectos…

* Puedes hacer manualidades como por ejemplo una corona de verano, preparar jabones o hacer tus cremitas, hacer tinturas o bien poner las plantas que recojas en aceite para que maceren y poder utilizarlas posteriormente.

* Cualquiera de las tradiciones que cuento en este artículo las puedes adaptar y aplicar a tu momento actual, solo dos recomendaciones, imaginación y prudencia. Hay muchísimas cosas que puedes hacer pues estas tradiciones se han venido realizando desde tiempos inmemoriales y siguen practicándose. Si resuena contigo y te apetece, adelante…

Mucho cuidado con el fuego tanto las velas en casa como las hogueras en el exterior.

Sal diviértete y disfruta, celebra hoy, la noche de San Juan o ambas, como tú sientas y sé muy, muy, muy feliz.



¡Feliz Litha!
¡Feliz Solsticio de Verano!
¡Feliz Solsticio de Invierno para el hemisferio Sur!

©Paqui Sánchez

©Paqui Sánchez

2 comentarios:

  1. ¡¡¡Feliz Feliz Feliz solsticio de verano para ti también!!!
    😃😃😃

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias.

    ¡¡¡Muy feliz solsticio!!!

    ResponderEliminar

✿•*¨`*•.Déjanos una chispita de tu sabiduría.•*¨`*•✿

༺♥༻ ༺♥༻ Gracias ༺♥༻ ༺♥༻