Chat gratis

Gracias por estar aquí

Somos Puentes de Luz que unen la Tierra con el Cielo

Somos Puentes de Luz que unen la Tierra con el Cielo

domingo, 12 de febrero de 2012

EL TRIGO DORADO




EL TRIGO DORADO

Había un lejano país cuyos habitantes se pasaban la vida excavando la tierra en busca de tesoros. Era lo único que querían hacer: Encontrar un tesoro. Pero a pesar de que durante muchísimos años cavaron y cavaron, nunca hallaron nada. Por esa razón todos andaban siempre tristes y el rey se había vuelto muy irritable.

Cierto día llegó a ese país un joven alegre y contento, que caminaba saltando y bailando mientras silbaba una bella canción. Los cavadores le aconsejaron que dejara de silbar, porque el rey, que siempre estaba enojado, podía condenarlo a muerte. El joven rió y pidió que lo llevaran a presencia del rey. Los cavadores dejaron su tarea asustados y sorprendidos y lo condujeron al palacio real. En el camino le preguntaron:

- ¿Cómo te llamas?

- Oved -respondió el joven.

- ¿Por qué silbas todo el tiempo?

- Porque me siento bien y estoy contento.

- ¿Por qué estás tan contento?

- Porque poseo mucho oro.

Al oír esto, sus acompañantes se regocijaron grandemente, y al llegar al palacio refirieron todo al rey.

El rey pregunto a Oved:

- ¿Es verdad lo que dicen que posees mucho oro?

- Es verdad. Tengo siete bolsas repletas de oro.

El rey se entusiasmó y ordenó que le llevaran todo el oro. Pero Oved sonrió y le dijo:

- No se apresure, Majestad. Hace falta mucho tiempo para que ese oro llegue hasta aquí. Se halla en una caverna, cuidado por un monstruo de siete cabezas. Sólo yo puedo sacarlo de allí. Deme todos sus hombres durante un año, y con la ayuda de ellos podré liberar el oro de las garras del monstruo.

El rey no tenía alternativa, e hizo lo que Oved le había pedido: puso a su disposición a todos sus súbditos, a quienes ordenó que cumplieran las indicaciones del joven.

Oved ordenó a la gente que buscaran caballos y bueyes, que tomaran azadas y arados y que roturaran todas las tierras fértiles del reino. Después de arar les ordenó que sembraran, y cuando llegó el tiempo de la cosecha, llenaron setenta carros con un trigo de la mejor calidad. Durante todo ese tiempo, el rey alertaba a Oved una y otra vez:

- Si al cabo del año no me traes las siete bolsas repletas de oro, te haré matar...

Oved le explicaba:

- Necesito este trigo para tapar las bocas del monstruo-, mientras silbaba y cantaba.

Durante siete días anduvo Oved a la cabeza de la caravana de los setenta carros cargados hasta el tope, hasta que llegaron a una gran ciudad ubicada en medio de un páramo. Cuando los mercaderes de la ciudad vieron el trigo, pagaron por él mucho dinero: siete bolsas de oro.
Pasaron otros siete días y Oved regresó al palacio real. Al verlo, el rey le preguntó:

- ¿Has logrado vencer al monstruo?

Oved rió y le respondió:

- Si, Su Alteza, lo he logrado, porque el monstruo no es otro que la pereza de sus súbditos.

Cuando el rey oyó el relato de Oved y vio las bolsas repletas de oro, exclamó asombrado:

- En verdad, el que labra su tierra se saciará de pan. Nosotros mismos podemos extraer anualmente de nuestra tierra siete bolsas de oro, y aun más que eso. Por favor, Oved, quédate aquí y reina sobre mis súbditos. Bajo tu reinado aprenderán a trabajar y amar el esfuerzo.

Oved se negó y agregó:

- En el mundo queda aun mucha gente que no conoce el secreto de la agricultura, y la bendición que ésta puede traerles. Debo enseñarles a roturar, arar y sembrar, debo revelarles el secreto del trigo dorado que se convierte en pan.
  
Y volvió a andar por los caminos, feliz y contento como siempre.

 Cuento popular judío 



© Ahava Iesu

Síguenos en Facebook dándole al botón "Me gusta"

Conócete a Través de la Numerología

La Frase del Día...

La Receta de Hoy...