Chat gratis

Gracias por estar aquí

Somos Puentes de Luz que unen la Tierra con el Cielo

Somos Puentes de Luz que unen la Tierra con el Cielo

domingo, 31 de diciembre de 2017

LIMPIA, SUELTA Y EMPIEZA DE NUEVO




Limpia, suelta y empieza de nuevo

Dicen que hoy es uno de los mejores días del año para hacer limpiezas y dejar en el pasado todo aquello que no debe trascender al futuro.

Es día de limpiar nuestros hogares, de ventilar y airear nuestras casas, de limpiar el polvo, barrer el suelo y fregarlo desde el interior de la casa hacia la puerta de entrada y salida.

Es momento de emparejar armarios y sacar todo aquello que ya no nos es útil. Si aquello de lo que queremos deshacernos puede servir a alguien, podríamos regalarlo a esa persona o personas y si las cosas que ya no nos sirven no están en condiciones de servir a otros, se tiran a la basura despidiéndolas con amor por el servicio que han prestado durante el tiempo que han estado con nosotros.

Hoy podemos revisar papeles y ponerlos al día.

Aún tenemos tiempo de organizar nuestro hogar y recibir el próximo año sólo con lo necesario, dejando espacio a lo nuevo.

Aún tenemos tiempo de ordenar nuestros pensamientos y establecer prioridades para el próximo año. De dejar sueños atrás y de crear nuevos sueños para vivirlos intensamente. Es momento para tomar decisiones, para crear nuevos propósitos y establecer nuevas metas. Es momento de crear nuevos amaneceres llenos de magia donde cada segundo merezca la alegría ser vivido.

Recuerda que para poder crear lo nuevo, tiene que haber espacio libre, por tanto suelta, libera y genera vacíos.

Si no sabes por dónde empezar, yo te ayudo. Empieza por la actividad física, comienza por poner un poco de orden en tu hogar, antes que nada abre las ventanas y airea tu casa, después echa un vistazo a tus armarios y ordena tu ropa, saca todo aquello que haya por allí y que no hayas usado en los últimos 2 años. ¡Imagina la alegría de aquellas personas a las que decidas regalar esas prendas!

Sigue ordenando, retira todo aquello que esté fuera de lugar, ponlo en su sitio y si no tiene sitio búscaselo o elimínalo.

Cuando hayas terminado de emparejar y ordenar, toca limpiar polvo, aspiradora o escoba y fregar el suelo. Como te he dicho, comienza desde la zona interna de tu hogar hacia la puerta de entrada y salida del mismo. Y mientras limpias, imagina que toda la suciedad y la energía que no está equilibrada se van yendo hacia la puerta y salen por ella para no volver nunca más.

Ponte música mientras haces las tareas, seguro que te ayuda, pues la música siempre eleva nuestra energía, hablo de música de verdad, no de... en fin, ¡tú me entiendes! 


Si además de esa limpieza física quieres limpiar energéticamente tu hogar, puedes hacerlo con plantas, por ejemplo quemando un poco de romero y pasándolo por cada una de las habitaciones. Comienza a pasar el sahumerio por el lado derecho de tu casa desde la puerta de entrada y siguiendo hasta completarla vuelta, entrando en cada estancia en ese mismo sentido y terminando por el lado izquierdo hasta volver a la puerta de entrada. Puedes utilizar cualquier sahumerio, te recomiendo algún atadillo de hierbas naturales, romero, salvia, ruda, también copal o palo santo. Si usas incienso, que sea natural al ser posible. Está comprobado que muchos inciensos comerciales son tóxicos, si los usas abre las ventanas y no los respires directamente.

También puedes echar unas gotitas de aceite esencial de romero en el agua del cubo de fregar. O hacer una infusión de romero y fregar con ella el suelo. Si te gustan otras plantas utilízalas, sobre todo si son plantas que ayudan a limpiar la energía.

Saca de tu casa todo lo que ya no necesites, dale las gracias por su labor y servicio y despídelo con amor.

Al hacer esta limpieza física, notarás que tú también estás mejor. Que tus pensamientos se van poniendo en orden, que aquello que ya no necesitas se va y que se genera espacio vacío para recibir lo nuevo, para dar lugar a nuevas experiencias que enriquecerán tu vida.

Si hay algo que perdonar, perdona y perdónate. 

Si hay algo que liberar, libéralo y libérate.

Si hay algo que olvidar, olvídalo y sonríe.

Si tienes cargas que soltar, suéltalas y respirar profundamente.

Vacía y vacíate. 

Imagina que haces contigo lo que haces con el ordenador cuando no va bien. Haz un reseteo y comienza el nuevo año como si acabaras de nacer, con la inocencia y la alegría de un niño, con todas tus relaciones restablecidas y en orden, sin pasados dolorosos, sin rencores… como si nos regalaran un nuevo libro en blando sobre el que escribir una nueva historia. 

Es tu historia, escríbela como tú desees que sea. No cedas tu poder a los agentes externos para que sean ellos quienes te dicten el guión. Hazte cargo de tu vida y sé tu propio director. Cuando asumes tu vida ya no tienes necesidad de culpar a otros, cuando te responsabilizas de tus actos y de tus decisiones eres un ser libre.

¡Sé libre! Es una elección.

Deja en este año todo aquello que no te hace bien y empieza el nuevo ciclo como un nuevo comienzo, creando tu propia realidad y asumiendo la responsabilidad de tu vida y de tu destino.


Y cuando hayas terminado de limpiar, date un baño (si es posible) o una ducha. Utiliza jabón de ruda si tienes, si no tienes, no pasa nada, usa el que tengas disponible. Si te puedes dar un baño, pon sal gruesa en el agua y algunas gotitas de aceite esencial de lavanda. Enciende alguna vela y pon música suave. Sumérgete en la bañera y relájate. Obsérvate y disfruta. Acaba ese baño retirando el tapón e imaginando que todo lo que no está en equilibrio en ti se va por el sumidero… lealtades mal entendidas, patrones que no te ayudan a ser feliz ni a estar bien, pensamientos, ideas, rencores, dolor… todo aquello que te perturba y no te da paz. Abre la ducha y ponla sobre tu cabeza imagina que una luz blanca o dorada llueve sobre ti y entra por tu chakra corona bañándote de luz, limpiándote y llevándose todo aquello que no te ayuda a ser feliz y a tener paz. Agradece por la experiencia y comienza tu nueva vida.

Si no puedes hacer un baño, no pasa nada date una ducha y a la vez que limpias tu cuerpo físico, limpia también el resto de ti emocional y etéricamente.

Te deseo un año lleno de experiencias maravillosas.

¡Elije seguir aprendiendo desde el Amor!

¡Elije la Paz! 

Conéctate con tu SER, él te guiará.

¡Feliz y Bendecido Año Nuevo!

Paqui Sánchez


©Paqui Sánchez

Síguenos en Facebook dándole al botón "Me gusta"