Chat gratis

Gracias por estar aquí

Somos Puentes de Luz que unen la Tierra con el Cielo

Somos Puentes de Luz que unen la Tierra con el Cielo

miércoles, 30 de agosto de 2017

¿A QUÉ SABE LA LLUVIA?



 
 ¿A qué sabe la lluvia?

La lluvia sabe a renacimiento, a pureza, a renovación.

Hoy se convirtió en un dulce despertar cuando en mi adormecida mente comenzó a colarse el sonido de las gotas de agua acariciando la ventana y golpeando suavemente sobre el tejado.

Abrí los ojos lentamente con una sonrisa dibujada en el rostro y el corazón palpitando, lleno de gozo.

Un día gris y mojado que me llenó de colores el alma y de sinfonías el corazón.



La lluvia sabe a romero, a menta, a salvia, a lavanda, a pino y también a eucalipto, a madreselva, a olivos…

Inhalar es un placer para los sentidos, siento el aire fresco, limpio, nuevo. Y al exhalar es como si salieran de mí pedacitos de ciudad, de calles, de edificios, cemento y asfalto.

Huele a tierra mojada, a hierba fresca, a flores silvestres y árboles alegres llenos de matices y colores.

La lluvia sabe a naturaleza viva, a bosques, a montañas, a prados, a campos, a ríos, a lagos y a mares.

Ese sonido maravilloso, ese golpeteo constante que sabe a sinfonías y cantos, me transporta a un pedacito de cielo mientras una bendición de agua alimenta la tierra y sacia su sed.

Observar cómo el agua empapa la tierra, cómo despoja a las flores del polvo acumulado entre sus pétalos y limpia las hojas de los árboles meciendo sus ramas, me emociona el alma.


La lluvia sabe a canto, a baile, a danzas y risas.

A besos y abrazos.

Sentirla en el rostro es como saborear los besos dulces y jugosos de tu compañero de juegos.

La lluvia sabe a colores intensos, a luces brillantes y a aromas puros, profundos e intensos.

El bosque se viste de sedas y terciopelos de vivos colores, las pequeñas gotitas de lluvia nos regalan senderos llenos de perlas nacaradas que danzan en espirales mecidas por el viento.



Me encanta ver esas gotitas acariciando las flores, haciendo cosquillas a las hojas, perfumando los troncos de los árboles y danzando brillantes sobre las telas de araña.

Lluvia hermosa que tocas mi corazón y acaricias y reconfortas mi alma.

La lluvia sabe a viaje cósmico cuando consigue que mi alma traspase los velos invisibles del olvido y el tiempo y me transporta a otros mundos que me invaden de recuerdos.




La lluvia sabe a hogar.

La lluvia sabe a chocolate caliente y especias de oriente.

La lluvia sabe a cielo, a sol, a nubes, a luna y a estrellas.

Lluvia que conviertes mi cordura en locura, mi miedo en valentía y mi conformidad en sueños llenos de entusiasmo y alegría.




Lluvia que sabes a mujer salvaje, libre, segura y empoderada.

Tú equilibras mi fuego y me conectas con el bosque que llevo dentro.

El día se apaga y la noche llega mojada, bramando, rugiendo y rasgando los cielos con destellos de relámpagos rabiosos y violentos.

Hoy la lluvia, me supo a magia.

©Paqui Sánchez


©Paqui Sánchez

Síguenos en Facebook dándole al botón "Me gusta"