Chat gratis

Gracias por Estar. ¡Buen Camino!

Somos Puentes de Luz que Unen la Tierra con el Cielo

Somos Puentes de Luz que Unen la Tierra con el Cielo

viernes, 24 de octubre de 2014

23 A 24 DE OCTUBRE DE 2014: ECLIPSE SOLAR EN ESCORPIO, EN CONJUNCIÓN CON VENUS Y PALAS




23 a 24 de Octubre de 2014: Eclipse Solar en Escorpio, en conjunción con Venus y Palas
“Atravesamos la Oscuridad Divina”

El Eclipse Solar, acompañado por Venus de un lado y el asteroide Palas en el otro, tiene lugar a las 9:45 pm de Greenwich el 23 de octubre en el primer grado de Escorpio. Este eclipse parece paradójico porque, en tanto significa un poderoso envión hacia adentro buscando respuestas, nos fuerza a mirar por debajo de la superficie expurgada de nuestras vidas y ver verdades más profundas y penetrantes, y lo hace de tal modo que este viaje a la profundidad puede ser agradable en lugar de temible, productivamente creativo en vez de confrontativo y debilitante.  Lo que sea que necesitamos encontrar en las sombras de este eclipse, podemos descubrirlo sin que la revelación nos haga pedazos o perturbe nuestro progreso actual.  Como tal, este eclipse llega como un regalo, aún si sus frutos inmediatos consisten en un despertar a las tendencias más oscuras y perturbadoras dentro de nosotros.

Según mencioné, el asteroide Palas se alinea con este eclipse. Ella es una reina guerrera y árbitro de justicia. Lucha por la igualdad y defiende el equilibrio. Busca la integridad en lugar de la polarización, y la honestidad por encima de la deferencia hacia un orden inadecuado aunque más ampliamente aceptado.  Palas en Escorpio nos recuerda que todos tenemos rincones oscuros donde se esconden los monstruos, pero ella los conoce como nuestros lugares más creativos y nuestras fuentes más profundas de sabiduría. Descartarlos simplemente nos deja medio dormidos y a media máquina, como una radio no bien sintonizada, llena de estática e interferencia.  En su alineación con este eclipse, Palas nos ofrece agudeza de visión interior, y el coraje para usarla.  No vacila ante la visión de nuestro territorio interior cubierto de sombra y frío helado por descuido.  Simplemente mira lo que encuentra, lo conoce, lo acepta y reconoce que es parte de un todo más grande que fácilmente es tan vasto como para contener todas las cosas sin hacerse pedazos bajo el peso de la paradoja. Conoce la creatividad que está en el centro del dolor; el renacimiento en el ojo del trauma; la integridad en el centro de la furia.  Ama estos aspectos de quién somos.  Son su combustible para el viaje hacia la integridad y la autenticidad.  Sin ellos, no seríamos nada.

En tanto Palas nos invita a entrar en el laberinto de nuestro mundo interior, Venus nos asegura que el viaje puede ser cómodo, no importa qué encontremos allí.  Si nos apartamos del autoexamen, si reconocer nuestra pena, nuestro miedo, nuestra furia, nuestro dolor, nos resulta demasiado, Venus nos toma de la mano y nos alienta a probar, porque en su compañía estamos seguros. Venus en Escorpio conoce las profundidades y ama la vida allí.  Disfruta del juego de las sombras en la luz, el sonido de lo desconocido, la seducción de las pasiones prohibidas y la emoción del mundo crepuscular donde la seguridad se codea con el riesgo y éste último gana.  Ella es ahora un tesoro de  amiga para nosotros, nos conduce hacia la oscuridad con una sonrisa conocedora y una marcha segura pero relajada.  No hay nada que temer, nos susurra, incluso cuando apaga la única llama que teníamos para iluminar el camino.  Seguros entre Venus y Palas, estamos en los brazos del sagrado femenino, absortos por los muchos rostros de la Madre Divina.  En este eclipse nos encontramos con la cara destructiva de Kali, la compasión de Kwan Yin, la pureza de la Madre María y el aplomo de la Magdalena.  Mientras la luz del sol es eclipsada por la oscuridad de la luna, podemos dejarnos deslizar hacia estos mundos bajos como a un baño cálido, fragante y acogedor que nos invita a relajarnos, soltar y recibir.

Mientras los cuerpos celestes se alinean para marcar este punto en el tiempo, la Lilith de la Luna Negra se asocia con Júpiter en Leo, un matrimonio de luz y oscuridad que da nacimiento a lo completo.  No podemos tener una sin la otra, y sin embargo tantas veces nuestro mayor impedimento para vivir plenamente y sin malicia, es el miedo de lo que pueda surgir de la oscuridad si lo hacemos.  Este eclipse nos invita a soltar el miedo y permitir un conocimiento más profundo de todo lo que somos; reconocer el poder de nuestras emociones y deseos, la naturaleza misma de nuestro ser.  Nos invita a mirar y escuchar, a sentir en la oscuridad y a reclamar lo que allí descubrimos como nuestro y propio, no a echarlo como a un intruso metiéndose en nuestra paz y pureza.  La oscuridad no destruye a la luz, la enmarca y le da forma.  Así como el sol es eclipsado cuando las condiciones son las apropiadas, así nosotros nos apartamos de la luz para mirar dentro de la sombra. Si lo hacemos, cuando la luz regrese veremos qué hay allí, con ojos nuevos y corazón valiente, sabiendo que luz y oscuridad, correcto e incorrecto, bueno y malo, eventualmente se funden en uno que es todos ellos y ninguno, más allá de las palabras que puedan testimoniarlo y de una mente que lo pueda comprender.

Sarah Varcas

© Sarah Varcas 2014. Todos los derechos reservados. Se permite compartir libremente este artículo en su totalidad si se otorga crédito total a la autora, se distribuye libremente y se incluye la
URL
www.astro-awakenings.co.uk

Traducción: Ma. Cristina Cáffaro

©Ahava Iesu

Síguenos en Facebook dándole al botón "Me gusta"

Conócete a Través de la Numerología

La Frase del Día...

La Receta de Hoy...