Chat gratis

Gracias por estar aquí

Somos Puentes de Luz que unen la Tierra con el Cielo

Somos Puentes de Luz que unen la Tierra con el Cielo

lunes, 12 de septiembre de 2011

ENTREVISTA A JOAN ANTONI MELÉ


Entrevista a Joan Antoni Melé
¿Sabes qué hace el banco con tu dinero?


¿Te has preguntado alguna vez qué hace tu banco con tu dinero? ¿A qué empresas les presta tus ahorros? Tal vez estés manifestándote contra la guerra mientras tu banco financia a una empresa que fabrica armas… Estas son las reflexiones que plantea Joan Melé, un banquero que cree que lo más importante no son los beneficios sino los seres humanos. Sí, has leído bien: Un banquero con corazón. No todo está perdido.


Joan Melé llevaba 30 años trabajando para una caja de ahorros catalana, durante ese tiempo ha visto de todo y esa experiencia la ha puesto ahora al servicio de una banca con valores. Una banca que nos plantea un dilema: Podemos cambiar el mundo con nuestro dinero si lo ponemos en el sitio adecuado ¿Estamos preparados para la banca ética?


En nuestro país hemos estado viviendo por encima de las posibilidades durante muchos años. De repente ha habido un parón y todo el mundo está endeudado. ¿Qué consecuencias puede tener este endeudamiento masivo?


El problema es que se siguen buscando soluciones para seguir creciendo. Pero va a venir una temporada de sufrimiento porque hay que cambiar la mentalidad. No podemos seguir creciendo en producción. Tenemos que desviar nuestro consumo material hacia un tipo de consumo más cultural. La gente tiene que consumir bienes culturales y espirituales en lugar de tantos bienes materiales. Se han construido miles de viviendas que no necesitaba nadie y esto es absurdo. Hay que buscar soluciones más imaginativas que produzcan bienes no físicos, que también los necesitamos, y que van a producir más bienestar. Mientras se produce este cambio, creo que es inevitable que haya problemas y sufrimiento.


Pero resulta casi imposible que un político hable de decrecimiento. (Es casi tan difícil como encontrar a un banquero que hable de ética).


Porque tienen miedo y porque no conocen otra cosa. Al fin y al cabo, los políticos dicen lo que oyen de los economistas; ellos no suelen tener grandes ideas. Y los economistas repiten lo que llevan escuchando en la universidad año tras año: modelos que ya están caducos pero que se siguen enseñando. Se tiene que producir un cambio en la universidad. Cambiar el modelo educativo es fundamental. Lo que se enseña en las universidades no sirve para solucionar los problemas que hay en el mundo. Lo que se necesita en el mundo son centros como el Schumacker College de Satish Kumar para enseñar otros valores. Y también es necesario que los políticos en lugar de escuchar a los economistas que tienen las mismas ideas de siempre empiecen a escuchar a la gente que tiene ideas nuevas y nuevos valores. El gran cambio se producirá cuando en lugar de poner en el centro de la economía la búsqueda de máximo beneficio, pongamos el bienestar del ser humano. Si no hacemos ese cambio, no habrá salida.


Todos tenemos grandes ideas y grandes valores, pero cuando se habla de dinero nos quedamos bloqueados como diciendo: el dinero, que no me lo toquen. ¿A qué se debe este comportamiento?


Las fuerzas que se relacionan con el dinero actúan desde la parte más subconsciente del ser humano, la parte menos transformada. En este sentido el sexo y el dinero tienen mucha relación. Son dos ámbitos donde la gente se mueve impulsivamente y sin conciencia. Hay impulsos pero no se sabe muy bien de dónde vienen y a dónde van. A través de nuestra relación con el dinero se pueden observar la fuerza del miedo, la codicia y el ansia del poder sobre los demás. En mi trabajo como banquero durante muchos años he visto como en gente que recibe un golpe de dinero como una herencia o una lotería se despiertan estas fuerzas desde su interior. Miedo de que te lo roben o que te lo quiten. Miedo de que te lo pidan. La codicia también emerge. Cuando esta persona no tenía dinero estaba tranquila, pero al recibir mucho dinero quiere que aumente mucho más. Empieza a obsesionarse con invertir para obtener más dinero. Ya no poseen el dinero sino que el dinero les posee a ellos. Y de una manera disimulada surge la creencia de que con el dinero puedes dominar a los demás. Uno puede conocerse mejor a partir de las reacciones que tiene con el dinero y ver qué hay detrás de sus reacciones.


¿Y qué se supone que debemos hacer para que esto no suceda?


Cuando te confrontas con determinados temas de la vida, y el dinero es uno de ellos, es posible que surjan fuerzas subconscientes y fuerzas supraconscientes. El dinero te puede arrastrar pero también puede salir tu yo superior y crecer con esta situación. En este caso el dinero no te domina sino que tú lo puedes utilizar y se convierte en una fuerza a tu disposición. Una fuerza para transformar el mundo.


Si miramos a nuestro alrededor parece que a nivel colectivo el dinero está sometiendo al ser humano.


El gran reto de la humanidad es dejarse de comportamientos subconscientes o inconscientes y trabajar con conciencia todo aquello que hacemos. Tenemos una división entre lo que uno piensa y lo que uno hace. Es decir, uno tiene unos ideales pero luego hace cosas con su dinero que lo contradicen. En la medida en que esto sea así no somos libres y el dinero nos está dominando. Pero también es una oportunidad para desenmascarar estas fuerzas y decir: a partir de ahora yo decido lo que quiero hacer en función de mis ideales y de mis convicciones, y no de mis miedos y de mis codicias y mis ansias de poder. No es fácil porque hay que luchar con cosas que llevamos dentro, muy escondidas, desde toda la historia de la humanidad. Tenemos un subconsciente colectivo que vamos arrastrando y esta posibilidad de cambio requiere una transformación personal muy grande. Para lograrlo uno tiene que dedicar tiempo a la meditación, al estudio, a la lectura, al silencio. Tener tiempo para encontrarse con uno mismo y ver como viven en él estas fuerzas y reconocerlas.


¿Cómo es una persona que se comporta de manera sana con el dinero?


Es una persona que consume solo lo esencial, lo que necesita. El gran acto de crecimiento es la donación. Dar aquello que tú sabes que no necesitas. En la medida de que en una sociedad hay gente que dona, esa sociedad es más sana. El dominio del dinero es usar lo que necesitas y no dejarte llevar por impulsos publicitarios ya que los grandes publicistas saben activar las fuerzas del subconsciente. No hay que dejarse influenciar por ellos. Luego se produce un efecto, y es que cuando más das, más te viene. El dinero provoca que cuando uno es capaz de ponerlo en movimiento, genera vida alrededor. Cuando se estanca en uno mismo, provoca la muerte. Todo el mundo sabe que la gente que tiene mucho dinero no es más feliz. Yo he visto a mucha gente con dinero amargada y con depresiones. La gran riqueza es saber ver lo que es esencial y lo que no es esencial ponerlo en circulación para los demás. Esto genera vida.


Tras unos años de especulación galopante hemos sido testigos en los últimos meses de un colapso del sistema financiero. ¿Cómo describes tú lo que ha pasado?


Es la muestra de una economía sin sentido. La crisis financiera es la señal de que hay otro tipo de crisis: una crisis de valores. Hemos tenido un modelo económico en el que la economía no era un conjunto de relaciones para mejorar la sociedad sino una lucha competitiva absurda para obtener el máximo beneficio posible en el mínimo tiempo posible. Detrás no hay ningún tipo de producción ni creación de riqueza. Esto ha producido un desastre.


Desde hace mucho tiempo, algunos de los que estamos en este mundo de los bancos denunciábamos que el 98% de las transacciones internacionales, de las transacciones económicas que se hacen en un día, no se corresponden con la economía real. Es pura especulación: mercados de valores, mercados de divisas, mercados de futuros… Todo esto no tiene sentido porque el dinero tiene que reflejar lo que está haciéndose detrás.


Tanto hablar de economía y de crisis financiera parece que nos hemos olvidado de las otras crisis…


Los problemas económicos están dejando en un segundo plano otros problemas que también son muy importantes y que también han sido provocados por esta situación. En primer lugar, una crisis medioambiental: estamos destruyendo la Tierra. También hay un gran problema social, cada vez hay más gente en la miseria. En el planeta hay más de tres mil millones de personas que viven en condiciones precarias. Es un sistema que no funciona a ningún nivel. Lo preocupante es que solo se quieren poner parches para hacer lo mismo. Esta es una gran oportunidad para reconocer y reflexionar que lo hemos hecho mal, que esto no tiene sentido y que toca buscar el sentido en otra dirección. No tenemos que refundar el capitalismo, necesitamos fundar una economía basada en el ser humano. Para que esto se dé la gente tiene que reaccionar; no podemos esperar que lo decidan otros por nosotros.


¿Hay suficiente fuerza como para dejar de poner parches y realmente ir hacia un cambio de sistema?


La fuerza para provocar el cambio la tenemos toda, lo que pasa es que los ciudadanos no somos conscientes de ella. El problema es que se nos ha acostumbrado a vivir en la comodidad. Nos han conducido y nos dejamos conducir. Por ejemplo, hemos dejado que con fondos públicos se tapen los agujeros de entidades bancarias privadas. No ha habido dinero para acabar con el hambre en el mundo pero para tapar los agujeros de entidades bancarias privadas ha habido muchísimo más. Hay suficiente fuerza pero la gente tiene que tomar conciencia de que el cambio lo tenemos que provocar nosotros, pero cambiando nuestro comportamiento a la hora de consumir. Hay que hacer un consumo responsable, es decir consumir menos. No podemos consumir todo lo que nos da la gana en cualquier momento; esto es insostenible.


¿Por qué crees que consumimos tanto?


La gente consume porque se siente mal. Hay que hacer un examen de conciencia y preguntarnos ¿porqué necesito consumir tanto? Además de consumir menos, hay que consumir ecológico. Si yo no me pregunto cómo ha sido elaborado el alimento que estoy comiendo o la ropa que me estoy poniendo, contribuyo a la destrucción del planeta. Necesitamos entrar en un sistema de comercio justo. Y saber si lo que estamos comprando se está pagando a un precio justo y se respeta la dignidad de las personas que lo han fabricado. Necesitamos un cambio de hábitos en el consumo y en el ahorro. Tenemos muchísimo poder y muchísimo dinero; de hecho, con dinero nuestro se han tapado los agujeros de los bancos. No deberíamos permitirlo. Con nuestro dinero, se deberían hacer cosas para que este mundo fuera mejor. También podríamos hablar de las donaciones. Es importante apoyar a que proyectos importantes para la sociedad salgan adelante, no solo para parar la pobreza sino para apoyar proyectos creativos que tienen grandes ideas y no encuentran el dinero. A través del consumo responsable, el ahorro responsable y las donaciones, tenemos un poder increíble. La suma de la fuerza de cada uno hace una fuerza muy grande. Imaginemos todo este potencial puesto al servicio de la humanidad. Es el momento y tenemos la fuerza.


¿Podríamos vivir sin dinero?


No hay que ver al dinero como algo negativo. El dinero nació como una manera de establecer relaciones entre las personas. Todo lo que es economía es relación entre personas. Antiguamente estaba el trueque. Uno producía hortalizas y el otro leche, e intercambiaban productos entre unos y otros, pero esto era muy limitado. El dinero posibilitó ampliar los tipos de relaciones y de intercambios. El dinero no es malo, lo que es malo es que no tenemos en cuenta que lo que hacemos con el dinero repercute en las demás personas y en el resto del mundo. Lo que hay que hacer es plantearse cada vez que vamos a tomar una decisión cómo va a repercutir en los demás.


¿Y si no lo hacemos?


Si yo no pongo conciencia en mis decisiones, participo en la destrucción del planeta. Por esto, el tema del consumo ecológico es urgente. La mayoría de la gente no sabe que el 60 % de las causas del cambio climático viene de la agricultura convencional. Es absurdo que en diciembre queramos comer cerezas y que nos las tengan que traer de Nueva Zelanda. Lo suyo es esperar a que llegue la primavera y comer cerezas que están alrededor de mi ciudad. El coste de traer las cerezas de Nueva Zelanda, no lo pago yo, lo paga el planeta.


¿En qué se diferencia la banca ética de la banca convencional?


Ser ético es precisamente ser consciente y responsable de que todo lo que hago en la vida repercute en los demás y en el planeta. Por lo tanto, un banco ético es un banco que a la hora de invertir el dinero que trae la gente, lo pone en proyectos que sean respetuosos con el medio ambiente y traigan riqueza de verdad al mundo. Un banco es un intermediario que invierte el dinero que traen sus clientes. Pero un banco ético no invierte pensando en lo que va a ganar sino en función de qué va a aportar al mundo sus inversiones. Veta proyectos que no son ecológicos mientras los bancos convencionales solo invierten para ganar dinero. Los bancos éticos invierten para que gane todo el mundo. La banca ética también gana dinero, pero no es el objetivo sino el resultado. Y esto puede cambiar el mundo. Si todo el mundo pone sus ahorros en un banco al servicio de sus ideales, puede ser una revolución.





Después de publicar la entrevista de Buenafuentes a Melé en el post anterior me he puesto a investigar y he llegado a esta entrevista realizada por Alberto D. Fraile Oliver. Hace ya un par de años que se realizó y publicó, pero como yo hace dos años no esta por aquí y la considero interesante, os la dejo ahora para los que no habéis tenido oportunidad de leerla antes (como me ha pasado a mí). Espero, como siempre, que encontréis cosas interesantes y de vuestro interés.


 © Fran S

Síguenos en Facebook dándole al botón "Me gusta"

Conócete a Través de la Numerología

La Frase del Día...

La Receta de Hoy...