Chat gratis

Gracias por Estar. ¡Buen Camino!

Somos Puentes de Luz que Unen la Tierra con el Cielo

Somos Puentes de Luz que Unen la Tierra con el Cielo

martes, 28 de junio de 2011

EL PODER DEL AHORA Y EL AMOR ~ ECKHART TOLLE





¿ES AMOR LO QUE SIENTO?


Observa tus relaciones de pareja, con tus hijos, con tus padres, hermanos, amigos... y decide si son relaciones que se han convertido en adiciones, en apegos, en dependencias, ilusiones o tal vez costumbres... o si por el contrario son relaciones de amor verdadero, de amor incondicional.

Si quieres ir un poco más allá, conviértete en espectador o espectadora de ti mismo e investiga quién depende de quién, o bien si existe un equilibrio de dependencias, o tal vez éstas no tengan lugar. Recuerda que cuando somos espectadores de nosotros mismos, no juzgamos ni entramos en la crítica, simplemente nos limitamos a observar, nada más.

Si te has dado cuenta de que las cosas no son como a ti te gustaría, de que estás dejándote invadir por alguna relación o eres tú quien está invadiendo a otros dominando la relación, controlándola, exigiendo lo que no te corresponde... y deseas solucionarlo, te aconsejo que leas el artículo hasta el final aunque te resulte un poco largo, si no quieres hacerlo de una vez, léelo en varias veces, pero hazlo.

Si tienes dudas y no sabes interpretar cómo son tus relaciones, quizá necesites un poco de ayuda para descubrirlo, a continuación dejo unas claves para que resulte más fácil averiguarlo.

Pertenece al capítulo 8 llamado "Relaciones Iluminadas" del libro El Poder del Ahora, de Eckhart Tolle. Es la parte que he considerado más importante para abarcar esta cuestión de amor/odio o amor/apego. De cualquier modo, si podéis conseguir el libro, os recomiendo su lectura íntegra pues es una gran guía para enseñarnos a vivir en el Aquí y el Ahora, que es el único momento real que existe.

También podéis echarle un vistazo al post sobre el Amor y el Apego sustraído del libro de Las Leyes Espirituales de Vicent Guillem (pinchando sobre el título os llevará directamente al artículo).




 RELACIONES DE AMOR/ODIO

Hasta que no entre en la frecuencia de conciencia de la presencia, todas las relaciones y particularmente las relaciones íntimas serán profundamente defectuosas y en últimas disfuncionales. Pueden parecer perfectas por un tiempo, como cuando está "enamorado", pero invariablemente esta perfección aparente se interrumpe cuan­do las discusiones, los conflictos, la insatisfacción y la violencia emocional o incluso física ocurren cada vez con mayor frecuencia. Parece ser que la mayoría de las "relaciones amorosas" se convierten en relaciones de amor/odio muy pronto. El amor puede convertirse entonces en un ataque salvaje, en sentimientos de hostilidad o en el abandono completo del afecto en un abrir y cerrar de ojos. Esto se considera normal. La relación entonces oscila por un tiempo, unos meses o unos años, entre las polaridades del "amor" y el odio, y le proporciona tanto placer como dolor. No es poco común que las parejas se vuelvan adictas a esos ciclos. Su drama los hace sentir vivos. Cuando se pierde el equilibrio entre las polaridades positiva y negativa y los ciclos negativos, destructivos, ocurren con frecuencia e intensidad crecientes, lo que tiende a ocurrir tarde o temprano, no pasará mucho tiempo antes de que la relación finalmente fracase.

Puede parecer que si usted simplemente pudiera eliminar los ciclos negativos o destructivos, todo iría bien y la relación florecería hermosamente, pero esto no es posible. Las polaridades son mutuamente interdependientes. Usted no puede tener una sin la otra. Lo positivo ya contiene en sí mismo, aunque todavía sin manifestar, lo negativo. Los dos son de hecho aspectos diferentes de la misma disfunción. Estoy hablando aquí de lo que se llama comúnmente relaciones románticas, no del verdadero amor, que no tiene contrario porque surge de un lugar más allá de la mente. El amor como un estado continuo es todavía bastante raro, tan raro como los seres humanos conscientes. Sin embargo son posibles breves y elusivos atisbos de amor, siempre que hay una ruptura en la corriente de la mente.

El lado negativo de una relación es, por supuesto, más fácilmente reconocible como disfuncional que el positivo. Y también es más fácil de reconocer la fuente de la negatividad en su pareja que en usted mismo. Puede manifestarse en muchas formas: posesividad, celos, control, retraimiento y resentimiento no ma­nifestado, la necesidad de tener la razón, insensibilidad y enfrascamiento, reclamos emocionales y manipulación, la necesidad de discutir, criticar, juzgar, culpar o atacar, ira, revancha inconsciente por el dolor pasado infligido por un padre, rabia y violencia física. En el lado contrario, usted está "enamorado" de su pareja. Este es al principio un estado profundamente satisfactorio. Usted se siente intensamente vivo. Su existencia se ha vuelto repentinamente significativa porque alguien lo necesita, lo desea y lo hace sentir especial, y usted siente lo mismo por él o ella. Cuando están juntos, se sienten completos. El sentimiento puede volverse tan intenso que el resto del mundo se desvanece en la insignificancia.

Sin embargo, puede que usted se haya dado cuenta también de que hay una cualidad de carencia y de apego en esa intensidad. Usted se vuelve adicto a la otra persona. Él o ella actúa sobre usted como una droga. Usted está en un punto alto cuando la droga está disponible, pero incluso la posibilidad o el pensamiento de que pueda no estar ahí para usted puede llevarlo a los celos, la posesividad, los intentos de manipulación por medio del chantaje emocional, la inculpación y las acusaciones, el miedo a la pérdida. Si la otra persona lo deja, esto puede hacer surgir la más intensa hostilidad o la tristeza y la desesperación más profundas. En un instante, la ternura amorosa puede convertirse en un ataque salvaje o en una tristeza espantosa. ¿Dónde está el amor ahora? ¿Puede el amor cambiar en un instante a su contrario? ¿Era amor desde un comienzo o solamente un apego adictivo?




LA ADICCIÓN Y LA BÚSQUEDA 
DE LA TOTALIDAD

¿Por qué nos volveríamos adictos a otra persona?


La razón por la que la relación de amor romántico es una experiencia tan intensa y universalmente perseguida es que parece ofrecer la liberación de un estado profundamente arraigado de miedo, necesidad, carencia y falta de plenitud que es parte de la condición humana en su estado no redimido o iluminado. Hay una dimensión física y otra psicológica en este estado.


En el nivel físico, usted obviamente no está completo, ni lo estará nunca: es un hombre o una mujer, es decir, la mitad del todo. En este nivel, la añoranza de la plenitud -el retorno a la unidad- se manifiesta como una atracción entre el macho y la hembra, la necesidad del hombre de una mujer, la necesidad de la mujer de un hombre. Es un impulso casi irresistible de unión con la polaridad de energía contraria. La raíz de este impulso es espiritual: la añoranza del fin de la dualidad, un retorno al estado de plenitud. La unión sexual es lo más cerca que usted puede estar de este estado en el plano físico. Por eso es la experiencia más profundamente satisfactoria que puede ofrecer el reino físico. Pero la unión sexual no es más que un atisbo fugaz de la plenitud, un instante de bienaventuranza. Mientras se busque inconscientemente como un medio de salvación, usted está buscando el fin de la dualidad en el nivel de la forma, donde no puede encontrarse. Usted recibe un atisbo tantálico del cielo, pero no se le permite habitar allí y se encuentra a sí mismo de nuevo en un cuerpo separado.

En el nivel psicológico, la sensación de carencia y de falta de plenitud es, acaso, aún mayor que en el nivel físico. Mientras esté identificado con la mente, usted tiene un sentido de sí mismo derivado del exterior. Es decir, usted obtiene el sentido de quién es de cosas que en últimas no tienen nada que ver con quién es usted: su papel social, las posesiones, la apariencia externa, los éxitos y fracasos, los sistemas de creencias, etcétera. Este ser falso, elaborado por la mente, el ego, se siente vulnerable, inseguro y siempre está buscando cosas nuevas con las cuales identificarse para que le den una sensación de que existe. Pero nunca nada es suficiente para darle una realización duradera. Su miedo y su sentido de carencia y necesidad permanecen.

Pero entonces llega esta relación especial. Parece ser la respuesta a todos los problemas del ego y llenar todas sus necesidades. Al menos así parece al principio. Todas las demás cosas de las que usted derivaba su sentido de sí mismo antes, ahora se vuelven relativamente insignificantes. Usted tiene ahora un solo punto focal que las reemplaza a todas, da sentido a su vida, y a través del cual usted define su identidad: la persona de la que está "enamorado". Ya no es un fragmento desconectado en un universo carente de afecto, o eso parece. Su mundo ahora tiene un centro: el amado. El hecho de que el centro esté fuera de usted y que, por lo tanto, usted todavía tenga un sentido de sí mismo derivado del exterior, no parece importar al principio. Lo que importa es que los sentimientos subyacentes de no plenitud, miedo, carencia y falta de realización, tan característicos del estado egotista, ya no están ahí. ¿O sí? ¿Se han disuelto o continúan existiendo bajo la feliz realidad superficial?

Si en sus relaciones usted experimenta "amor" y su contrario -ataque, violencia emocional, etcétera- es probable que esté confundiendo el apego del ego y la dependencia adictiva con el amor. Usted no puede amar a su pareja un momento y atacarla al siguiente. El verdadero amor no tiene contrario. Si su "amor" tiene un contrario, entonces no es amor sino una fuerte necesidad del ego de un sentido más profundo y completo de sí mismo, una necesidad que la otra persona llena temporalmente. Es el sustituto del ego para la salvación y por un corto tiempo casi se siente como la salvación.

Pero llega un punto en el que su pareja actúa de forma que deja de llenar sus necesidades, o más bien las de su ego. Los sentimientos de temor, dolor y carencia, que son una parte intrínseca de la conciencia egotista pero que habían sido ocultados por la "relación amorosa", ahora salen a la superficie. Igual que con cualquier otra adicción, usted está en un punto alto cuando la droga está disponible, pero invariablemente llega un momento en que la droga ya no le hace efecto. Cuando vuelven a aparecer esos sentimientos dolorosos, usted los siente incluso con más fuerza que antes, más aún, ahora percibe a su pareja como la causa de esos sentimientos. Esto quiere decir que los proyecta hacia afuera y ataca al otro con toda la violencia salvaje que es parte de su dolor. Este ataque puede despertar el dolor de la pareja y él o ella puede contraatacarlo. En ese punto el ego todavía espera inconscientemente que su ataque o sus intentos de manipulación serán suficiente castigo para inducir a su pareja a cambiar su conducta, de modo que pueda usarla de nuevo como protección de su dolor.

Toda adicción surge de una negativa inconsciente a enfrentar el dolor y salir de él. Toda adicción comienza con dolor y termina con dolor. No importa a qué sustancia sea usted adicto- alcohol, comida, drogas legales o ilegales, o una persona- usted está usando algo o a alguien para ocultar su dolor. Por eso, después de que la euforia inicial ha pasado, hay tanta infelicidad, tanto dolor en las relaciones íntimas. Ellas no producen dolor o infelicidad. Sacan a la luz el dolor y la infelicidad que ya hay en usted. Toda adicción hace eso. Toda adicción llega a un punto en el que ya no funciona para usted y entonces usted siente el dolor más intensamente que nunca.

Esa es una de las razones por las que la mayoría de las personas están siempre intentando escapar del momento presente y buscando algún tipo de salvación en el futuro. Lo primero que podrían encontrar si enfocaran su atención en el Ahora es su propio dolor y eso es lo que temen. Si supieran lo fácil que es acceder en el ahora al poder de la presencia que disuelve el pasado y el dolor, a la realidad que disuelve la ilusión. Si sólo supieran cuán cerca están de su realidad, cuán cerca de Dios.

Evadir las relaciones en un intento por evitar el dolor no es la solución tampoco. El dolor está ahí de todos modos. Es más probable que tres relaciones fallidas en tres años lo obliguen a despertar que tres años en una isla desierta o aislado en su habitación. Pero si pudiera traer intensa presencia a su soledad, eso también funcionaría para usted.




DE LAS RELACIONES ADICTIVAS 
A LAS RELACIONES ILUMINADAS

¿Podemos convertir una relación adictiva en una relación iluminada?

Sí. Estando presentes e intensificando la presencia al prestar atención más profundamente al Ahora: sea que usted viva solo o con una pareja, esa sigue siendo la clave. Para que el amor florezca, la luz de su presencia debe ser lo suficientemente fuerte para que no vuelva a ser dominado por el pensador o el cuerpo del dolor y los confunda con quien es usted. Conocerse a sí mismo como el Ser que hay bajo el pensador, la quietud que hay bajo el ruido mental, el amor y la alegría que hay bajo el dolor, es libertad, salvación, iluminación. Dejar de identificarse con el cuerpo del dolor es traer presencia al dolor y así transmutarlo. Dejar de identificarse con el pensamiento es ser el observador silencioso de sus pensamientos y su conducta, especialmente los patrones repetitivos de su mente y los roles representados por el ego.

Si usted deja de darle "identidad", la mente pierde su calidad compulsiva, que básicamente es el impulso de juzgar y así resistirse a lo que es, que crea conflicto, drama y dolor nuevo. De hecho, en el momento en el que el juicio se detiene por la aceptación de lo que es, usted está libre de la mente. Usted ha dejado sitio para el amor, para la alegría, para la paz. Primero usted deja de juzgarse a sí mismo: después deja de juzgar a su pareja. El mayor catalizador para el cambio en una relación es la aceptación completa de su pareja como es, sin necesidad de juzgar o de cambiarla de ninguna manera. Esto lo lleva a usted inmediatamente más allá del ego. Todos los juegos de la mente y todo apego adictivo se acaban entonces. No hay más víctimas ni victimarios, ni acusadores y acusados. Este es también el final de toda dependencia mutua, de ser arrastrado a los patrones inconscientes de otro y por lo tanto hacer posible que continúen. Ustedes entonces, o bien se separarán -en el amor- o entrarán juntos más profundamente en el Ahora, en el Ser. ¿Puede ser tan simple? Sí, es así de simple.

El amor es un estado del Ser. Su amor no está afuera: está profundamente dentro de usted. Usted nunca puede perderlo y él no puede dejarlo. No depende de otro cuerpo, de otra forma externa. En la quietud de su presencia usted puede sentir su propia realidad sin forma y sin tiempo como la vida no manifestada que anima su forma física. Usted puede entonces sentir la misma vida en lo profundo de todos los demás seres humanos y de todas las criaturas. Usted mira más allá del velo de la forma y la separación. Esa es la realización de la unidad. Ese es el amor.

¿Qué es Dios? La Vida Una eterna bajo todas las formas de la vida. ¿Qué es el amor? Sentir la presencia de esta Vida Una en lo profundo de sí mismo y de todas las criaturas. Ser eso. Por lo tanto, todo amor es el amor de Dios.

El amor no es selectivo, lo mismo que la luz del sol no es selectiva. No convierte a una persona en especial. No es exclusivo. La exclusividad no es el amor de Dios sino el "amor" del ego. Sin embargo, la intensidad con la cual el verdadero amor se siente puede variar. Puede haber una persona que refleja su amor más clara e intensamente que las demás y si esa persona siente lo mismo hacia usted, se puede decir que usted está en una relación amorosa con ella o él. El lazo que lo conecta con esa persona es el mismo que lo conecta con la persona que se sienta a su lado en el autobús, o con un pájaro, un árbol, una flor. Sólo que el grado de intensidad con el cual se siente es diferente.

Incluso en una relación que es adictiva en otros sentidos, puede haber momentos en los que algo más real brilla, algo más allá de sus necesidades adictivas mutuas. Esos son momentos en los que su mente y la de su pareja brevemente se calman y el cuerpo del dolor está temporalmente en un estado latente. Esto puede ocurrir a veces durante la intimidad física. O cuando los dos están presenciando el milagro del nacimiento de un niño, o en presencia de la muerte, o cuando uno de los dos está gravemente enfermo, cualquier cosa que vuelva la mente carente de poder. Cuando esto ocurre, su Ser, que está habitualmente enterrado bajo la mente, se revela y es eso lo que hace posible la verdadera comunicación.

La comunicación es comunión, la realización de la unidad, que es amor. Habitualmente, esto se pierde de nuevo muy rápido a menos que usted sea capaz de permanecer suficientemente presente para mantener fuera la mente y sus patrones. En cuanto la mente y la identificación con ella retornan, usted ya no es usted mismo sino una imagen mental de usted mismo, y empieza a representar papeles de nuevo para llenar las necesidades de su ego. Usted es una mente humana de nuevo que aparenta ser un ser humano, interactuando con otra mente, representando un drama llamado "amor".

Aunque son posibles breves atisbos, el amor no puede florecer a menos que usted esté permanentemente libre de la identificación con la mente y su presencia sea lo suficientemente intensa para haber disuelto el cuerpo del dolor, o al menos pueda permanecer presente como el observador. El cuerpo del dolor no puede dominarlo entonces y volverse así destructor del amor.


LAS RELACIONES COMO  
PRÁCTICA ESPIRITUAL

Mientras el modo de conciencia egotista y todas las estructuras sociales, políticas y económicas que este creó entran en su etapa final y se destruyen, las relaciones entre hombres y mujeres reflejan el profundo estado de crisis en el que la humanidad se encuentra ahora. En la medida en que los humanos se han ido iden­tificando cada vez más con la mente, la mayoría de las relaciones no se arraigan en el Ser y así se convierten en una fuente de dolor y permanecen dominadas por los problemas y el conflicto.

Ahora hay millones de personas que viven solas o como padres solteros, incapaces de establecer una relación íntima o renuentes a repetir el drama demente de las relaciones pasadas.

Otros saltan de una relación a otra, de un ciclo de placer y dolor a otro, en busca de la meta esquiva de realización a través de la unión con la polaridad de energía contraria. Otros se comprometen y continúan juntos en una relación disfuncional -en la que prevalece la negatividad- por el bien de los hijos, por la seguridad, la fuerza de la costumbre, el miedo a estar solos o algún otro arreglo "beneficioso", o incluso por la adicción inconsciente a la excitación del drama emocional y el dolor.

Sin embargo, cada crisis supone no sólo un peligro sino también una oportunidad. Si las relaciones energizan y magnifican los patrones de la mente egotista y activan el cuerpo del dolor, como ocurre en estos tiempos, ¿por qué no aceptar este hecho más que tratar de escapar de él? ¿Por qué no cooperar con él en lugar de evitar las relaciones o continuar persiguiendo el fantasma de un compañero ideal como respuesta a sus problemas o como un medio de sentirse realizado? La oportunidad que está oculta en cada crisis no se manifiesta hasta que todos los hechos de una situación dada se reconocen y aceptan completamente. Mientras usted los niegue, mientras trate de escapar de ellos o desee que las cosas sean diferentes, la ventana de la oportunidad no se abrirá, y usted permanecerá atrapado en esa situación, que continuará siendo la misma o se deteriorará más.

El reconocimiento y la aceptación de los hechos traen consigo un cierto grado de libertad. Por ejemplo, cuando usted sabe que no hay armonía y se da cuenta de ese hecho, a través de ese conocimiento ha aparecido un nuevo factor y la falta de armonía no puede permanecer sin cambiar. Cuando usted sabe que no está en paz, su conocimiento crea un espacio tranquilo que rodea a su falta de paz en un abrazo amoroso y tierno que la transmuta y la convierte en paz. En cuanto a la transformación interior, no hay nada que usted pueda hacer. No puede transformarse a sí mismo, y ciertamente no puede transformar a su pareja ni a ninguna otra persona. Todo lo que usted puede hacer es crear un espacio para que ocurra la transformación, para que entren la gracia y el amor.

Así pues, siempre que su relación no funcione, siempre que lo "enloquezca" a usted y a su pareja, alégrese. Lo que era inconsciente está saliendo a la luz. Es una oportunidad de salvación. Todo el tiempo esté consciente de ese momento, particularmente de su estado interior. Si hay rabia, sepa que hay rabia. Si hay celos, actitud defensiva, impulso de discutir, necesidad de tener la razón, una frialdad interior que pide amor y atención, o dolor emocional de cualquier tipo, lo que sea, conozca la realidad de ese momento y esté atento a ese conocimiento. La relación entonces se volverá su sadhana, su práctica espiritual. Si usted observa una conducta inconsciente en su compañero, manténgala dentro del abrazo amoroso de su conocimiento para no reaccionar. La inconsciencia y el conocimiento no pueden coexistir durante mucho tiempo, incluso si el conocimiento está en la otra persona y no en la que está actuando llevada por la inconsciencia. La forma de energía que hay tras la hostilidad y el ataque encuentra la presencia del amor absolutamente intolerable. Si usted reacciona ante la inconsciencia de su compañero, se vuelve inconsciente también. Pero si en ese momento se acuerda de conocer su reacción, nada se ha perdido.

La humanidad está bajo una gran presión de evolucionar porque es nuestra única oportunidad de sobrevivir como especie. Esto afecta todos los aspectos de su vida y las relaciones cercanas en particular. Las relaciones nunca antes han sido tan problemáticas ni han estado tan cargadas de conflicto como ahora. Como habrá notado, su objetivo no es hacerlo feliz o realizarlo. Si usted continúa persiguiendo la meta de la salvación a través de una relación, se desilusionará una y otra vez. Pero si usted acepta que la relación es para hacerlo consciente en lugar de feliz, entonces sí le ofrecerá salvación y usted se sintonizará con la conciencia superior que quiere nacer en este mundo. Para quienes se aferran a los patrones antiguos, habrá cada vez más dolor, violencia, confusión y locura.

Supongo que se necesitan dos para hacer de una relación una práctica espiritual, como usted sugiere. Por ejemplo, mi pareja todavía actúa según los viejos patrones de celos y control. Se lo he indicado muchas veces, pero es incapaz de verlo.

¿Cuántas persona se necesitan para hacer de su vida una práctica espiritual? No importa si su pareja no quiere cooperar. La salud mental -la conciencia- sólo puede llegar a este mundo a través de usted. Usted no necesita esperar a que el mundo se vuelva cuerdo, o a que otro se vuelva consciente, para ser usted un ilu­minado. Podría llegar a esperar por siempre. No acuse a los demás de ser inconscientes. En el momento en que usted comienza a discutir, se ha identificado con una posición mental y está defendiendo no sólo esa posición sino también su sentido de sí mismo. El ego entra a la carga. Usted se ha vuelto inconsciente. A veces puede ser apropiado señalar ciertos aspectos de la conducta de su cónyuge. Si usted está muy alerta, muy presente, puede hacer eso sin involucrar el ego, sin culpar, acusar o hacer daño al otro. Cuando su compañero actúa inconscientemente, abandone todo juicio. El juicio es, o bien confundir la conducta de alguien con quien es esa persona o proyectar la propia inconsciencia en otra persona y confundir eso con lo que es ella. Abandonar el juicio no significa que usted no reconozca la disfunción y la inconsciencia cuando la vea. Significa ser "el que conoce" en lugar de "ser la reacción" y el juez. Entonces, o bien usted estará totalmente libre de reacción o reaccionará y aún será el que conoce, el espacio en el que la reacción se observa y se le permite ser. En lugar de luchar contra la oscuridad, usted trae la luz. En lugar de reaccionar al error, usted lo ve y sin embargo al mismo tiempo mira a través de él. Ser el que conoce crea un espacio claro de presencia amorosa que permite a todas las cosas y a todas las personas ser como son. No existe mayor catalizador para la transformación. Si usted practica esto, su compañero no puede quedarse con usted y permanecer inconsciente.

Si ambos están de acuerdo en que la relación será su práctica espiritual, mucho mejor. Entonces pueden expresar sus pensamientos y sentimientos mutuamente tan pronto como ocurran, o tan pronto como una reacción surja, de modo que no crean una brecha de tiempo en la que una emoción o una queja se encone y crezca. Aprenda a dar expresión a lo que siente sin acusar. Aprenda a escuchar a su compañero en una forma abierta, no defensiva. Dele espacio para expresarse. Esté presente. Acusar, defenderse, atacar, todos esos patrones diseñados para fortalecer o proteger el ego o para llenar sus necesidades se volverán inoficiosos. Dar espacio a los demás -y a usted mismo- es vital. El amor no puede florecer sin ello. Cuando usted ha suprimido los dos factores que destruyen las relaciones, cuando el cuerpo del dolor se ha transmutado y usted ya no está identificado con la mente y con las posiciones mentales, y si su pareja ha hecho lo mismo, usted experimentará la felicidad del florecimiento de la relación. En lugar de reflejar el uno en el otro su sufrimiento y su incons­ciencia, en lugar de satisfacer sus mutuas necesidades adictivas del ego, reflejarán mutuamente el amor que sienten en lo profundo de ustedes, el amor que viene con la comprensión de su unidad con todo lo que es. Ese es el amor que no tiene contrario.

Si su compañero está todavía identificado con la mente y el cuerpo del dolor mientras que usted ya es libre, esto representará un reto mayor, no para usted sino para su compañero. No es fácil vivir con una persona iluminada, o más bien, es tan fácil que el ego lo encuentra extremadamente amenazador. Recuerde que el ego necesita problemas, conflicto y enemigos para fortalecer la sensación de separación de la que depende su identidad. La mente del compañero no iluminado se sentirá profundamente frustrada porque sus posiciones fijas no encuentran resistencia, lo que significa que se tambalean y se debilitan e incluso corren "peligro" de derrumbarse completamente, lo que produciría la pérdida de la identidad. El cuerpo del dolor está pidiendo retroalimentación sin recibirla. La necesidad de discusión, de drama y de conflicto no se satisface. Pero atención: algunas personas que no responden, que se encierran, que son insensibles o están desconectadas de sus sentimientos pueden pensar, y convencer a los demás, de que son iluminadas, o al menos de que no hay "nada malo" en ellas y todo lo malo está en su compañero. Los hombres tienden a hacer eso más que las mujeres. Pueden ver a sus compañeras como irracionales o emocionales. Pero si usted puede sentir sus emociones, no está lejos del cuerpo interior radiante que hay bajo ellas. Si usted está fundamentalmente en su cabeza, la distancia es mucho mayor, y necesita traer la conciencia a su cuerpo emocional antes de llegar al cuerpo interior.

Si no hay una emanación de amor y alegría, presencia completa y apertura hacia todos los seres, entonces no hay iluminación. Otro indicador es cómo actúa una persona en situaciones difíciles o amenazadoras o cuando las cosas "van mal". Si su "iluminación" es autoengaño del ego, entonces la vida pronto le ofrecerá un reto que sacará a flote su falta de conciencia en cualquier forma, como miedo, ira, actitud defensiva, juicio, depresión, etcétera. Si usted sostiene una relación, muchos de los retos le llegarán a través de su pareja. Por ejemplo, una mujer puede tener el reto de un compañero insensible que vive casi completamente en su cabeza. Se sentirá amenazada por su incapacidad de oírla, de darle atención y espacio para ser, lo que se debe a su falta de presencia. La ausencia de amor en la relación, que suele sentirse más agudamente por parte de la mujer que del hombre, disparará el cuerpo del dolor de la mujer y a través de él atacará a su compañero, lo culpará, lo criticará, le hará ver que está equivocado, etcétera. Esto a su vez se convierte en el reto de él. Para defenderse del ataque del cuerpo del dolor de ella, que ve como totalmente injustificado, se atrincherará aún más profundamente en sus posiciones mentales, mientras justifica, se defiende o contraataca. Eventualmente esto puede activar su propio cuerpo del dolor. Cuando ambos han sido dominados así, se ha alcanzado un profundo nivel de inconsciencia, de violencia emocional, de ataque y contraataque salvajes. No disminuirá hasta que ambos cuerpos del dolor se hayan reaprovisionado y entren en estado latente. Hasta la siguiente vez.

Esta es sólo una de un número interminable de posibles situaciones. Se han escrito muchos volúmenes y se podrían escribir muchos más, sobre las formas en que la inconsciencia sale a flote en las relaciones entre hombre y mujer. Pero, como dije antes, una vez que usted entiende la raíz de la disfunción, no necesita explorar sus innumerables manifestaciones.

Miremos de nuevo brevemente la situación que acabo de describir. Cada amenaza que contiene es una oportunidad de salvación. En cada etapa del proceso disfuncional que se desarrolla, es posible la liberación de la inconsciencia. Por ejemplo, la hostilidad de la mujer podría ser una señal para que el hombre salga de su estado de identificación con la mente, despierte al Ahora, se vuelva presente, en lugar de sentirse aún más identificado, aún más inconsciente. En lugar de "ser" el cuerpo del dolor, la mujer podría ser el conocedor que observa el dolor emocional en sí misma, accediendo así al poder del Ahora e iniciando la transmutación del dolor. Esto suprimiría la proyección compulsiva y automática del mismo hacia el exterior. Entonces podría expresar sus sentimientos a su pareja. No hay garantía, por supuesto, de que él escuche, pero le da una buena oportunidad de volverse presente y desde luego rompe el círculo malsano de la actuación involuntaria según viejos patrones mentales. Si la mujer pierde esa oportunidad, el hombre podría mirar su propia reacción mental-emocional al dolor de ella, su propia actitud defensiva, en lugar de ser la reacción. Podría entonces observar cómo su propio cuerpo del dolor se dispara y traer así conciencia a sus emociones. De esta manera, surgiría un claro y calmado espacio de pura conciencia: el que conoce, el testigo silencioso, el que observa. Esta conciencia no niega el dolor y sin embargo está más allá de él. Lo deja ser y sin embargo lo transmuta al mismo tiempo. Acepta todo y lo transforma todo. Se habría abierto una puerta para ella a través de la cual podría fácilmente unirse a él en ese espacio.

Si usted está habitualmente, o al menos la mayoría de las veces, presente en su relación, este será el mayor reto para su compañero. No podrá tolerar su presencia durante mucho tiempo y permanecer inconsciente. Si está listo, cruzará la puerta que usted le abrió y se unirá a usted en ese estado. Si no lo está, se separarán como el agua y el aceite. La luz es demasiado dolorosa para el que quiere permanecer en la oscuridad.

Fragmento de El Poder del Ahora, Eckhart Tolle

 
© Fran S 


domingo, 26 de junio de 2011

EL KARMA 2ª PARTE ~ SUZANNE POWELL



LA LEY DEL KARMA 2ª PARTE


Aquí os dejo la segunda parte de la Ley del Karma por Suzanne Powell

SUZANNE POWELL, Psiquiatra Filosófica Especialista en Medicina Ortomolecular e Instructora de Cursos Zen.

Gracias Suzanne por compartir.

suzannepowell.blogspot.com subaby22@gmail.com


© Fran S 

LA TRIPLE CRUZ CÓSMICA 2011





TRIPLE CRUZ CÓSMICA
Junio-Julio -2011 
¿Es la señal del hijo del hombre? 
¿Preludio del final de los tiempos? 
¿Qué significa?

Entre los días 24 de Junio y 14 de Julio, se producirá un raro fenómeno en el cielo.

Una cruz cósmica es un evento poco frecuente, sin embargo en un espacio de 12 años, la de 2011 será la tercera. Agosto 1999, Junio 2006 y Junio 2011.

Si la cruz de 1999, hizo correr ríos de tinta, sobre todo por ir acompañada de un eclipse de sol y estar a 5 meses del año 2000, espero que la de 2011 no le vaya a la zaga pues a mi juicio, es la más impresionante.

Es impresionante por varias razones, de las cuales paso a detallar las que me parecen más importantes.

1.- No es una sola cruz, sino tres que se van sucediendo. La primera, comienza el día 23 de Junio y alcanza su máximo grado de perfección el día 30-06-2011. Los planetas que la constituyen son: Sol en Cáncer, oposición a Plutón en Capricornio – Urano en Aries, oposición a Saturno en Libra.  Precisamente el día 30, intervienen en conjunción con el Sol, Venus y la Luna.

El día 1-07-2011, la Luna hace una segunda cruz con Plutón, Urano y Saturno.

Terminando el día 5-07-2011 y cuando la primera cruz todavía no se ha deshecho, Venus configura una tercera cruz con Plutón, Urano y Saturno, que finaliza el 14-07.

2.- Venus, el Sol y la Luna en conjunción el día 30-06, recuerda la imagen simbólica de Apocalipsis 12-1: “Apareció en el cielo una gran señal: una mujer vestida del sol, con la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas. 2 Y estando encinta, clamaba con dolores de parto, en la angustia del alumbramiento”.



Gráfico de la Cruz cósmica el día 30-06-2011, con el Sol, Venus y la Luna en conjunción.

3.- El Sol y Plutón en oposición.

Siempre desde el punto de vista simbólico, El dios de la luz y el de la oscuridad en oposición (El cielo y el Hades simbólicos).

4.- Urano y Saturno en oposición – Saturno en Libra

Saturno o Cronos, dios del tiempo, en el mito griego derroca a su padre Urano, dios del universo, cortándole los testículos con una hoz. Sin olvidar, que el propio mito adjudica a Cronos el gobierno de la edad dorada o primera edad del mundo. (Por lo tanto en el otro brazo de la cruz, están en oposición el primer dios y el tiempo su hijo). Saturno en Libra. Libra, tradicionalmente, simboliza el juicio (la balanza), por tanto desde el símbolo, nos dice que “el tiempo está sometido a juicio.”

5.-  Papus, (Masón esotérico francés) en su obra “El Tarot de los Bohemios”, publicada en España por la Editorial Edicomunicación S.A. en 1999 y escrita en 1911, hace una relación entre los 22 arcanos mayores del tarot y las 22 letras del alfabeto hebreo y sus correspondencias astronómicas.

En la cruz cósmica que nos ocupa y siempre siguiendo las conclusiones de Papus, las correspondencias de los elementos que entran a formar parte de ella son:

Constelaciones – Signos Astrológicos
  
Aries: Letra hebrea (HE) nº 5 – Carta: Sumo Sacerdot      
Capricornio: Letra (HAYIN) nº 16 – Carta: Torre
Libra: Letra (LAMED) nº 12 – Carta: El Colgado
Cáncer: Letra (HET) nº 8 – Carta: La Justicia

Astros:

      Urano: (ALEPH) -1- Mago * 
      Putón: (SAMECH) -15- Diablo*
      Saturno: Letra (RESCH) nº 20 – Carta: El Juicio
      Sol: Letra (THAU) nº 22 – Carta: El Mundo 

Para Urano y para Plutón, Papus no da ninguna correspondencia, lo cual resulta lógico, habida cuenta de que por lo menos oficialmente, ninguno de ellos eran conocidos en la antigüedad, e incluso hoy sabemos que Plutón ni siquiera se considera Planeta.

* Este hueco, lo he rellenado yo intuitivamente ya que las características mitológicas de Urano, se corresponden con la letra (ALEPH) nº 1 y por lo tanto Carta: El Mago y el Plutón mitológico es el equivalente al diablo, así que letra (SAMECH) nº 15, carta: Diablo




Si ahora tomamos los números de orden de las letras hebreas que intervienen y sumamos dos a dos comenzando desde el sol en cáncer, obtenemos esta curiosa coincidencia:

       (Sol) 22 + (Cáncer) 8 = 30
       (Urano)1 + (Aries) 5   =   6
     (Plutón) 15 + (Capricornio) 16. Aquí deberemos operar de manera teosófica
                      15 = 10 + 5
                        6 = 10 + 6
                             20 +11      (2011)
          (Saturno) 20 – (libra) 12       (2012) 
        
Entonces tenemos 30 – 6 – 2011 – 2012

6.- Más coincidencias: Ahora utilizando las letras hebreas, componemos dos palabras, siguiendo el orden desde el 1 y escribiendo de derecha a izquierda como se hace en hebreo.

Con las letras Aleph, Samech, Resch, Thau, componemos la palabra PRISIONERA.

Con He, Hayin, Lamed, Heth, la palabra resultante significa, Elevación o Peregrinaje hacia arriba.

No olvidar que según la tradición, el alma está prisionera del cuerpo.

7.- Todavía más coincidencias: Hemos utilizado el número de orden de las letras hebreas, pero estas, tienen además su propio valor numérico. De la 1ª a la 10ª valen igual que su orden. la 11ª vale 20 y va aumentando su valor de 10 en 10 hasta la 19ª que vale 100, la 20ª vale 200, la 21ª 300 y la 22ª (Thau) 400.

Los astros que intervienen son 6 en total. Sol, Luna, Venus, Urano, Saturno y Plutón. Si sumamos sus valores numéricos, veamos lo que ocurre.
          
          Astro           Letra       Orden       Valor
           Sol             Thau           22            400
         Luna             Beth             2                2
        Venus           Ghimel          3                3
         Urano           Aleph            1                1
        Saturno         Resch          20            200
         Plutón         Ramech        15              60

La suma de los valores es                        666 

El libro del Apocalipsis consta de 22 capítulos, uno por cada letra hebrea y es en el capítulo 13 versículo 18 donde se nombra el famoso número 666. Dice lo siguiente:

“Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis”.

Mucho se podría decir del simbolismo de este párrafo, pero me contentaré con señalar que la letra hebrea nº 13 es la MEM y representa la muerte, la muerte en el sentido de renovación, termina lo viejo y nace lo nuevo. y la letra nº 18 es TSADÉ, jeroglífico que expresa la idea de término o meta y su correspondencia astronómica es Acuario.

¿Quieres más coincidencias? Pues las hay, pero considero las expuestas las más relevantes y de fácil comprensión.

En el libro que acabo de publicar “El Crismón de Jacobus y el fin de los tiempos” cuento mi experiencia, de cómo llegó a mí esta información y mis propias conclusiones al respecto. El libro se puede encontrar en la página www.caminodelsimbolo.com

Si Graham Hancock, Robert Bauval y Antonhy West, entre otros, están en lo cierto y la Esfinge de Giza mira a la posición de la era Leo hace más de 12.500 años, y a ese momento los egipcios lo llamaban el Zep Tepi o principio de los tiempos y el ciclo equinoccial es de algo menos de 26.000 años, esto querría decir que entramos justo en la mitad del ciclo, la mitad descendente de la que hablan las antiguas tradiciones, el proceso de materialización del espíritu y ahora comenzaría el camino de retorno o de espiritualización de la materia.

Todo lo apuntado coincide también, con las predicciones del calendario Maya que sitúa ese momento a finales de 2012 y en el que dicen que el ser humano habrá de decidir desde su conciencia entre su armonización con la naturaleza y el cosmos o su autodestrucción. 

Cuanto digo en el presente escrito, puede y debe de ser comprobado si el asunto es de tu interés. Para ello, basta con introducir las fechas anteriormente expuestas, en cualquier programa de astrología para comprobar que la cruz mencionada tendrá lugar en las mismas. Verificar los datos en el libro El Tarot de los Bohemios y consultar con un especialista en hebreo, sobre el significado de las palabras.

Otra cuestión es si Papus estaba acertado o no, en sus conclusiones sobre las relaciones entre las letras hebreas y los astros, así como si yo lo estoy, en las relaciones de Urano y de Plutón que no coinciden con el libro de Papus.

Es asombroso también, como es posible que coincida la fecha en la que tendrá lugar la cruz cósmica con las sumas de los números de orden, tal como se ha argumentado antes, teniendo en cuenta que el calendario gregoriano es de 1582, así como el descubrimiento oficial de Urano es de 1781 y el de Plutón de 1930. Igualmente asombra que precisamente el día 29 del 06, sea el día dedicado a San Pedro (simbólicamente el portador de ambas llaves).

¿Será esta cruz cósmica la “Señal del Hijo del Hombre” mencionada en Mateo 24-30?

Desde mi punto de vista el simbolismo encaja a la perfección.

¿Cómo es posible que todo esto coincida?

A ciencia cierta, he de confesar que no lo sé, solamente puedo señalar que lo hace.

Todo  me hace pensar, en que efectivamente existe un plan divino, ciclos de evolución que eran conocidos desde la noche de los tiempos y de los cuales se nos han dejado pistas y claves en las distintas épocas y por diferentes culturas.

Por mi parte creo y siento que así es, creo que estamos al borde de lo que se ha llamado el fin de los tiempos, solo que no lo interpreto como se ha venido interpretando, como la destrucción del planeta tierra, sino como el despertar de la conciencia y el principio de una nueva humanidad.

Creo que es el final de los tiempos, porque terminan los tiempos de descenso y se dejará de pensar y actuar desde el más puro instinto de supervivencia, para hacerlo desde el amor y la conciencia. Creo que es el juicio final, porque el ser humano dejará de juzgarse y de juzgar a los demás. Creo que significa el fin del mundo, porque dejaremos de creer en un mundo de desigualdades, en el poder de la fuerza, en la imposición, en la apariencia, para creer en un ser humano como célula cósmica miembros de un mismo cuerpo y sabedores de que lo que afecta a uno, al final afecta al cuerpo entero. Un mundo desde la auténtica libertad y desde el amor.

Creo que significa la segunda venida del Cristo, porque no creo en un Jesús de Nazaret como personaje histórico, sino en un Cristo como ideal de perfección humana, tal como es descrito simbólicamente en los evangelios y creo que hace algo más de 2000 años, se produjo una corriente de pensamiento inspirada desde niveles espirituales elevados, que dio origen al cristianismo primitivo y esto fue la “primera venida”. Igualmente creo que una nueva oleada de inspiración nos está llegando en estos tiempos.

Dos coincidencias más respecto a la segunda venida: 

Existe un documento de finales del siglo I llamado “La Ascensión de Isaías”, del cual se hace eco Earl Dohertty, en su novela “El puzzle de Jesús”. En el capítulo 9 de dicho documento dice “El Señor descenderá al mundo en los últimos días… Y cuando haya saqueado al ángel de la muerte, resucitará al tercer día y permanecerá en el mundo durante 545 días. Y luego muchos de los justos ascenderán con él.”

Si sacamos la cuenta, desde que comienza la Cruz cósmica el 24 – 06 -2011, hasta el 22  - 12 – 2012 (fecha que proporciona el calendario maya), hay exactamente 545 días.

En Apocalipsis 8-1 dice: “Cuando abrió el séptimo sello, se hizo silencio en el cielo como por media hora”.  

Considerando el ciclo equinoccial de casi 26000 años como el gran año cósmico, con 12 meses (eras) de 30 grados (días) 26000/12= 2166,67/30= 72,22/24 (horas) = 3,01. Por lo tanto 1 hora del año cósmico, equivale a 3 años terrestres, por lo tanto media hora equivale a año y medio o 545 días. Si el ciclo comienza en Leo e interpretamos cada era como un sello, el séptimo sello es Acuario. El "silencio del cielo" lo interpreto como una ausencia de influencias externas durante ese período de año y medio, ni para bien, ni para mal, quedando solo con nuestro verdadero estado de conciencia.

Que cada cual saque sus propias conclusiones.

Carlos Galindo

Gracias a Suzanne Powell por hacerme llegar esta interesante información.



© Fran S 

Síguenos en Facebook dándole al botón "Me gusta"

Conócete a Través de la Numerología

La Frase del Día...

La Receta de Hoy...