Chat gratis

Gracias por Estar. ¡Buen Camino!

Somos Puentes de Luz que Unen la Tierra con el Cielo

Somos Puentes de Luz que Unen la Tierra con el Cielo

martes, 23 de noviembre de 2010

LA MAGIA DE LA NATURALEZA NOS AYUDA A SANAR




Para que os sigáis deleitando con la vista y podáis sentir el poder de la mirada consciente, aquí os dejo un paisaje mágico. Si miráis atentamente podéis ver a las hadas agitando sus brillantes alas de irisados colores cargadas de polvo mágico de estrellas. Y a los elfos que, camuflados entre las rocas, echan su siesta del día con una sonrisa dibujada en sus rostros.

Olas de plata y azul se agitan levantando crestas de espuma blanca en un atávico movimiento tan antiguo como el tiempo, y van cuchicheando y riendo mostrando cuán contentas se sienten con su renovar constante. Y allí en el cielo, los ángeles entonan hermosas canciones para que las hadas bailen y dancen moviendo con delicadeza sus gráciles y esbeltos cuerpos. Y el viento susurra y aplaude contento ante la rica y armónica cadencia de ese canto celestial.

Pero si todavía no lo ves, no te preocupes, mira, mira una y otra vez hasta que la magia te contagie y hasta que sientas la frescura, la tranquilidad y la pureza que emana del color azul. Siéntate, cierra los ojos y respira profundamente tres o cuatro veces, suelta las tensiones de tu cuerpo y relájate. Piensa en el color azul, imagínalo con tu mente, visualízalo. El color azul te protege, te ayuda a descansar mejor, a tener claridad de ideas, a controlar y serenar la mente. Es el color de la sabiduría, de la inteligencia, de la estabilidad, de la sanación, de la generosidad, del conocimiento, de la paz, del pensamiento, de la reflexión y de la quietud, de la calma… Déjate envolver por su magia, no cuestiones, no dudes, sólo SIENTE. 

Imagina una luz azul tan intensa como desees que procede de la tierra y la notas penetrar por los dedos de tus pies, la sientes ascender enraizándote con la Madre Tierra. Va subiendo iluminando tu cuerpo, tus pies, tus piernas están llenas de luz azul y sigue ascendiendo por tu cuerpo hasta llegar a tus caderas, tu abdomen, tu pecho, tu espalda. Poco a poco esta luz azul te cubre por completo de pies a cabeza y te limpia, sientes como la tierra absorbe todo aquello que no es tuyo, que no te pertenece, que te hace sentir mal, como las preocupaciones, la tristeza, la desilusión… lo absorbe y lo transmuta en energía buena.

Ahora imagina que hay otra luz potente y radiante sobre tu cabeza que te comienza a bañar de nuevo de arriba abajo hasta llegar a tus pies, lentamente, muy despacio, esta potente luz azul te trae renovación, alegría, prosperidad, bienestar… todo aquello que necesitas en este momento para sentirte mejor. Y las dos luces se unen a la altura del corazón, la que viene de la tierra y la que procede del cielo, alza tus manos, únelas enlazando los pulgares convirtiéndolas en unas alas libres y llenas de paz que se posan sobre tu corazón. Siente cómo estás llen@ de luz azul, te sientes bien, estás tranqui@ y así decides quedarte por unos minutos.

©Paqui Sánchez 

Síguenos en Facebook dándole al botón "Me gusta"

Conócete a Través de la Numerología

La Frase del Día...

La Receta de Hoy...