Chat gratis

Gracias por Estar. ¡Buen Camino!

Somos Puentes de Luz que Unen la Tierra con el Cielo

Somos Puentes de Luz que Unen la Tierra con el Cielo

viernes, 31 de diciembre de 2010

PERDÓN DE FIN DE AÑO ~ FELIZ Y PRÓSPERO 2011



PERDÓN DE FIN DE AÑO ~ RUBÉN CEDEÑO

Minutos antes de que se termine el año, es necesario perdonar, transmutar y disolver todo lo negativo del año que termina. Si uno celebra lo bueno sin redimir las cosas negativas, tales como odios, rencores y situaciones difíciles que hemos vivido, esa alegría se disuelve fácilmente, y como el Espíritu de la Navidad es una energía de mente y sentimientos tan delicada, se puede esfumar con nuestra negatividad; por eso es tan necesario el Perdón de Fin de año.

Como hay personas que se reúnen todos los días del año viejo para recibir al Espíritu Envolvente del que comienza y quieren hacer, en conjunto, la invocación de “El Perdón de fin de año”, aquí se la damos:

PERDÓN DE FIN DE AÑO:

1.- Yo, consciente de mis actos y asumiendo el control de lo que “Yo Soy”, borro de mi subconsciente y del registro etérico, todo récord y memoria de cada suceso discordante que haya vivido este año.

2.- Perdono de corazón y olvido para siempre, todo disgusto, agravio, deuda, desamor, irritabilidad, agresión, traición, maledicencia y odio que me haya causado cualquier ser humano, situación o cosa.

3.- A todos aquéllos que se hayan ido de mi lado para otro grupo, trabajo, partido o círculo de amistades, los suelto y los dejo ir sin reclamarles nada, dándoles la plenitud de mi amor, para bendecirlos y prosperarlos dondequiera que se hayan ido y donde estén.

4.- Renuncio con toda la  entereza de mí ser a todo apego a objetos, situaciones, posesiones y, sobre todo, personas. Declaro que nada ni nadie me ata a nada, y “Yo Soy” libre, pero completa y absolutamente libre, para entregarme, ampararme y refugiarme en Dios y solamente en Dios, para siempre.

5.- Borro todo aquello que me haya sucedido este año, que no sea un escalón dentro de mi proceso de ascensión, y hago desaparecer de mi vida todo obstáculo que me impida volar hacia la libertad, que es el estado natural de mí ser.

6.- Cubro cada segundo, minuto, hora, día, semana y mes de este año que concluye, con la fulgurante y resplandeciente llama Violeta, borrando toda energía mal calificada, y la envuelvo con la incandescente brillantez del Fuego Blanco de la Ascensión.

7.- Libre de personalidad, ego, pasado, memoria y mal Karma, entrego mi “Corriente de Vida” al Servicio Único de La Luz, para que, de ahora en adelante, sólo Oiga La Luz, Sienta La Luz, Vea La Luz, Saboree la Luz, Huela la Luz y Piense la Luz, hasta alcanzar la eternidad.

Extracto del libro Espíritu de la Navidad de Rubén Cedeño
Editorial Manifestación & Editorial Señora Porteña.

Compartido del muro Marina Alfaro. Gracias Marina. 





©Paqui Sánchez ~ Namasté


PARAMAHANSA YOGANANDA



Mantén una actitud invencible 
en todas las pruebas y desafíos

"Puedes aprender a ser feliz a voluntad y conservar esa felicidad en tu interior, suceda lo que suceda. Algunas personas quedan totalmente abatidas por las pruebas que deben afrontar, en tanto que otras sonríen a pesar de las dificultades. Quienes mantienen una actitud invencible son los que verdaderamente logran el éxito en la vida. Si eres capaz de entrenar tu mente de tal modo que te sientas satisfecho independientemente de lo que poseas o no, y si puedes permanecer en calma mientras afrontas el desafío de todas tus pruebas, hallarás que en eso consiste la verdadera felicidad. Supongamos que padeces una terrible enfermedad; sin embargo mientras duermes estás felizmente libre de ella. Adopta la determinación de que en todo momento mantendrás esa misma actitud y no te dejarás afectar por las circunstancias; a toda costa toma la resolución de ser feliz. Jesús alcanzó tal éxito en el control de su mente que pudo soportar voluntariamente la crucifixión e incluso resucitar su cuerpo después de la muerte. Ésa fue una demostración de triunfo supremo. Su gozo incondicional en Dios es la clase de éxito que finalmente todos habrán de alcanzar. Consiste en que seas dueño de ti mismo; en que tú, el alma, seas el amo de tu vida.

Dile a la mente: “Soy el amo, soy feliz ahora, sin necesidad de esperar a que mañana se den todas las condiciones que supuestamente son necesarias”. Si puedes darte a ti mismo la orden de ser feliz a voluntad, Dios estará contigo, porque Él es el Manantial de todos los riachuelos del gozo. No sabes cuán poderosa es la mente. Si eres feliz, crearás una actitud vibratoria positiva capaz de atraer hacia ti salud, dinero, amigos y todo cuanto anhelas. Por el contrario, cuando no eres feliz, cuando tienes una actitud negativa, la voluntad se paraliza. La posibilidad de tener éxito en todo cuanto emprendas depende de tu capacidad para atraer aquello que necesitas por medio de una voluntad potente, positiva y gozosa.

Analízate para ver si has hecho de ti una persona exitosa. Si por lo general estás deprimido, es debido a que no has logrado que tu vida sea un éxito. Aquellos anhelos que has estado albergando durante años, desde tu niñez, aún permanecen insatisfechos, y tu mente malhumorada ha adoptado la siguiente actitud: “Y ¿para qué?”. Reactiva tus nobles metas con una voluntad recargada de energía".
Un fragmento del libro Triunfar en la Vida de Paramahansa Yogananda.


Paramahansa Yogananda (1893-1952) nació en Gorakhpur, Uttar Pradesh. India, el 5 de enero. Es mundialmente reconocido como el padre del yoga en Occidente. y como una de las personalidades espirituales más ilustres de nuestro tiempo. En 1920 fue invitado a dar una conferencia en un congreso de líderes de diversas religiones que se celebró en Estados Unidos. Ese mismo año fundó la Self-Realization Fellowship, la sociedad internacional dedicada a diseminar en todo el mundo sus enseñanzas sobre la antigua ciencia y filosofía del yoga y los venerables métodos tradicionales de  meditación. Yogananda siguió dando conferencias y escribiendo hasta dejar su cuerpo el 7 de Marzo de 1952. El primer impacto que Yogananda produjo fue realmente impresionante, pero el impacto permanente que ha dejado es aun mucho más impresionante. El libro de Paramahansa Yogananda Autobiografía de un Yogui fue publicado en 1946 por primera vez. Este libro ayudó a lanzar una revolución espiritual en todo el mundo. Su meta era ayudar a todos los buscadores sinceros de la Verdad, de cualquier creencia religiosa, a experimentar personalmente la comunión directa con Dios a través de la técnica de Kriya Yoga

Las enseñanzas de Yogananda son universales y ofrecen soluciones prácticas a los retos de la vida moderna. El gurú de Yogananda, Swami Sri Yukteswar lo envió a occidente con las palabras: “Occidente conoce muy bien cómo obtener cosas materiales, pero carece del entendimiento espiritual. Es la voluntad de Dios que tu juegues el papel de enseñar a la humanidad el equilibrio entre el mundo material y el mundo interior de la vida espiritual.”  Yogananda enseño que “La autorrealización es el conocimiento en todas las partes de cuerpo, mente y alma de que tu ahora mismo estas en posesión del reino de Dios. Que tú no tienes que rezar para que venga a ti, que la omnipresencia de Dios es tu omnipresencia y que todo lo que tienes que hacer es mejorar tu memoria.” El sendero de Kriya Yoga, que Yogananda denominó la ruta aérea hacia Dios, consiste en técnicas de yoga ancestrales que aceleran la evolución del estudiante.

En la carátula del libro al que hacemos referencia, Triunfar en la Vida, nos dice: 

    “Recuerda: Dios te ha dotado con suficiente dinamita mental como para demoler todas tus dificultades. Se trata de la fuerza más efectiva que puedas emplear para triunfar en la vida, así como para liberarte de las cadenas de las debilidades y los hábitos limitantes, y expandir tu conciencia hasta alcanzar un estado capaz de lograr todo”.

©Paqui Sánchez ~ Namasté

POESÍA ~ COMO LUCES EN TU CAMINO ~ R. TROSSERO





Como luces en tu camino

El error más grande lo cometes cuando, por temor a equivocarte,
te equivocas dejando de arriesgarte en tu camino.

No se equivoca el río cuando, al encontrar una montaña en su camino,

retrocede para seguir avanzando hacia el mar;
se equivoca el agua que, por temor a equivocarse, se estanca y se pudre en la laguna.

No se equivoca la semilla cuando muere en el surco para hacerse planta;
se equivoca la que por no morir bajo la tierra renuncia a la vida.


No se equivoca el niño que gatea porque quiere caminar;
se equivoca el que por temor a equivocarse no gatea y no aprende a caminar.

No se equivoca el hombre que ensaya por distintos caminos para alcanzar su meta;
se equivoca el que por temor a equivocarse no camina.


No se equivoca el hombre que busca la verdad y no la encuentra;
se equivoca el que por temor a errar deja de buscarla.


No se equivoca el hombre que pierde la vida por jugarla en serio;
se equivoca el que, por temor a perderla, la pierde en vano sin jugarse nunca.


No se equivoca el pájaro que ensaya el primer vuelo y cae al suelo;
se equivoca el que por temor de caerse renuncia a volar y no abandona el nido.


Solo temen equivocarse los que no aceptan que ser hombre es eso;
estar buscándose a si mismo cada día, sin encontrarse nunca plenamente.


Creo que al final del camino no te premiaran por lo encontrado, sino por haber buscado honestamente;
y no te castigaran por lo no encontrado, sino por no haber buscado.

Juan René Trossero

Definido en su blog como: Escritor, filósofo contemporáneo, y psicólogo de larga trayectoria en Argentina. Se distingue por su calidad humana y por su honda sabiduría sobre las cosas de la vida, que lo ubican en un plano notable como maestro entre sus colegas y como referente indiscutible para sus lectores.


Entre sus obras más notables podemos encontrar:

No te mueras con tus muertos
Siembra para ser tú mismo
Pensar y vivir en libertad
Decálogo para vivir bien en tiempos malos
Como luces en tu camino
No dejes de vivir aunque tengas que sufrir
Remansos para seguir andando
El camino del noviazgo
Fábulas y cuentos
La rebelión de Dios
Docente latinoamericano
Respuestas educativas a necesidades adolescentes
Padre nuestro: oración comprometida
Celebremos la Navidad en familia
Navidad: una fuente de alegría
Hombre adentro
El desafío de ser
Búsquedas y confidencias
Vive con tus muertos que viven
El sentido de la vida
La alegría de vivir en pareja
Palabras de aliento y esperanza
Mensajes breves
Gracias por tu amistad
Amistad, un tesoro
Bienaventuranzas de los adolescentes
Bienaventuranzas de los docentes
Carta para papá
Carta para mamá
Carta para tus quince años
Carta a los indecisos
Carta a un hijo que murió
Carta para Pascuas




©Paqui Sánchez ~ Namasté

miércoles, 29 de diciembre de 2010

EL HOY ES UN REGALO...

POR ESO SE LE LLAMA PRESENTE


EL HOY ES UN REGALO



Fragmento de la película

"Kung Fu Panda"


Me encantó esta película y no sólo fue por la voz de Florentino Fernández al que recuerdo con cariño de los tiempos en los que todavía veía la televisión.

Recuerdo que esta película la estaban viendo en casa mi marido y mis hijos cuando yo llegaba de una charla a la que había asistido y me reenganché con ellos a verla.

Cuando los niños se fueron a dormir me la volví a poner y la vi tomando notas con una libreta al lado, no por eso la disfruté menos, a veces mi manera de concentrarme en algo es así de "extraña", necesito tomar notas para estar más atenta. ¡A cada uno le da por una cosa! ¡Qué le vamos a hacer!

No os podéis imaginar lo que aprendí de esa película, aprendí tanto que me inspiró un pequeño librito de autoayuda, aún sin terminar, que se titula May aprende a vivir en presente, ¡quién sabe! si tengo mucha suerte puede que algún día consiga publicarlo. Pero si ninguna editorial lo quiere y no me llega para poder publicarlo  por mi cuenta, cuando esté del todo terminado encontraré la manera de compartirlo con vosotros. De momento sólo os adelanto que May, la protagonista de esta historia, es un hada triste, enredada entre los sinsabores del pasado y la incertidumbre del futuro, que se da cuenta de que no está viviendo en el presente por encontrarse siempre pensando en un tiempo que no corresponde con el aquí y el ahora y decide cambiar esa circunstancia.

May aprende que la única manera de vivir en el presente es perdonando el pasado, para conseguirlo hace una serie de ejercicios que le ayudan a vaciar su mente, a sacar todo lo que estaba dentro de ella, ahí acumulado y entonces comienza a perdonarse y a perdonar y un día se da cuenta de que se ha liberado, que la opresión en su pecho ha desaparecido. También consigue olvidarse del futuro, deja de pensar en él con angustia... cambia su manera de pensar sobre ella misma, de tratarse, su vocabulario negarivo y de baja calidad energética...  Y cuando perdona el pasado y permite que el futuro la sorprenda, se da cuenta de que por primera vez en su vida está viviendo felizmente en presente.

Quizá os he contado más de la cuenta, pero ahora que ya está escrito ahí queda. Yo también tengo sueños y espero que este se cumpla y que pueda ver mis cuentos y libros publicados algún día. ¡Pondré buena parte de mi energía en ello!

Pues es simplemente así, como os he contado. Nos pasamos la mayor parte de nuestra vida viviendo fuera del momento en el que realmente tendríamos que vivir. Nos olvidamos del aquí y el ahora y vivimos en un pasado doloroso que nos emponzoña y llena de amargura porque somos incapaces de perdonar y de disculpar empezando por nosotros mismos y siguiendo por nuestros padres... y planteándonos un futuro incierto, deslucido y lleno de desilusión, porque pensamos y sentimos que las cosas están muy mal y que no van a mejorar pronto. Vemos a "la crisis" como un ogro enorme que nos va devorando poco a poco y nos quedamos paralizados por el miedo sin hacer nada. Quizá deberíamos de cambiar el modo en el que estamos viendo este tema y mirar a la crisis como una oportunidad de cambio, de mejorar, de sacar nuestra creatividad, de activar nuestra mente y ver oportunidad y posibilidad de mejorar en lugar de fracaso... Y realmente podríamos llegar a darnos cuenta de que no son necesarias tantas cosas materiales para ser felices. Pues para ser feliz, simplemente tenemos que cambiar de actitud, la felicidad no es un estado que alcanzan unos pocos beneficiados y tocados con el dedo de Dios. La felicidad es una opción más, es una actitud, es una elección. Por muy duro que la vida te haya dado, tu actitud es lo que cuenta, tu actitud ante las adversidades lo es todo.

Muchas veces preferimos quedarnos con las cosas conocidas porque ya estamos acostumbrados a ellas y como los humanos somos animales de costumbres y rutinas, nos acomodamos y nos acogemos a lo "seguro", sin dar ninguna oportunidad al cambio, a mejorar, por miedo. A veces, y perdonadme la expresión, "la crisis", tan temida, es "la patada en el culo" que necesitamos para reaccionar, para cambiar, para fluir. Si confiamos en el Universo, tenemos que saber y comprender que una cosa acaba para dar lugar a otra mejor y que siempre hay una lección que aprender y extraer de cada contratiempo que vivimos.

Si además tenemos en cuenta que todas nuestras pruebas las hemos escogido nosotros mismos porque es lo que pensábamos que necesitábamos para evolucionar. También debemos saber que somos capaces de superarlas y que antes de venir, cuando estábamos en un nivel de conciencia superior, decidimos que así lo haríamos. No estamos solos, nunca estamos solos, tenemos guías, ángeles (muchos de ellos de dos piernas y sin alas que no dejan de ser ángeles) a nuestro lado, tenemos hadas, magia... tenemos amigos, familiares, un desconocido con una sonrisa o una palabra oportuna. Tenemos mensajes y millones de mensajeros cada día que de un modo u otro aparecen para desvelarnos secretos, para ayudarnos a plantearnos de nuevo la vida, para que resurjamos de nuevo de nuestras propias cenizas.

Escuchemos a nuestros hijos, quienes tengamos la bendición de tenerlos. Esta tarde mi hija nos ha dado a mi hermana y a mí una gran lección. Tiene 8 años y estábamos celebrando el cumpleaños de mi hermana y hablando del perrito de una amiga al cual le picó un mosquito y está enfermo. Mi hija me preguntaba: "Mamá, ¿Harry se va a curar?" y yo le he contestado, sin pensar, lo que me dijo mi amiga que le había comentado la veterinario, que pueden intentar frenar el progreso de la enfermedad, pero que los órganos dañados no son recuperables. Y entonces la niña nos ha dicho: "Sí que se puede recuperar porque si nosotros creemos que sí, todo es posible".

Como decía Albert Einstein: "Hay dos formas de ver la vida: una es creer que no existen milagros, la otra es creer que todo es un milagro".

Yo, sí que creo en los milagros, es que los he visto, ¿cómo voy a negarlos? Y he visto cómo la  magia actúa en alguna gente y cómo el amor transforma a las personas. Sé que perdonar libera y sana, sé que tenemos que perdonarnos primero a nosotros mismos para poder sanarnos y después perdonar a los demás, sé que el perdón trae paz y levedad. Sé que si sanas tu pasado tendrás un magnífico presente y no tendrás que pre-ocuparte del futuro porque cada día nuevo será HOY y como eres co-creador de tu vida, tú decidirás cómo vives el día de HOY. No existe otro tiempo, no existe otro momento más que el Aquí y el Ahora, este momento. No existe más que HOY y TÚ.


video

 Fragmento de la película

"El Guerrero Pacífico"

Si no la habéis visto, os la recomiendo
 
Un libro muy bueno que también os recomiendo para tratar este tema del momento presente, es El Poder del Ahora, de Eckhart Tolle. ¡Otro para pedir a los Reyes Magos!

Página oficial de E. Tolle: http://www.eckharttolle.com/home/

©Paqui Sánchez ~ Namasté



martes, 28 de diciembre de 2010

ALGUNOS CAMBIOS PARA UNA GRANDIOSA VIDA






Cuando decidas que necesitas encontrar respuestas, formula tus preguntas al Universo y refúgiate en la calidez, la paz y la armonía de tu silencio interior, estate muy quieto y atento porque las respuestas muchas veces vienen de manera muy sutil e imperceptible y son tan simples y sencillas, tan cotidianas y "normales" que no conseguimos verlas, porque solemos tender a esperar siempre cosas grandiosas. Pues parece que confiamos más en una respuesta grandilocuente que en una sencilla, de andar por casa.

Despierta tu sensibilidad infinita hacia las cosas más simples y humildes, las más sencillas, pues muchas veces son éstas las que encierran y esconden los grandes secretos de la vida y de la humanidad. 


Pon humildad en todo lo que hagas y, lo que decidas hacer, hazlo con amor. Aparta de una vez por todas las quejas de tu vida déjalas a un lado para siempre porque solo sacan lo peor de ti y no te dejan crecer. Además que están continuamente envenenando el ambiente y el aire que respiras. Vives porque respiras, si dejaras de respirar morirías, por ello es muy importante que el aire que respires esté sano y limpio. Abre las ventanas de tu casa y ventílala todos los días, no importa que haga frío, serán sólo unos minutos que renovarán y sanarán el ambiente de tu hogar.
 
Hazte, sin embargo, amigo y aliado de la intuición, la intuición es como el sexto sentido del que nunca hablamos porque no vemos, pero sin embargo está ahí y es el que nos ayuda a conectar lo interno con el exterior. La intuición es un sentimiento, una chispita de luz que se aloja en nuestro corazón y que arroja un punto de claridad y discernimiento ante cualquier duda que podamos tener. La intuición es eso que no entendemos muy bien qué es pero que “de repente has sentido que debías hacer esto o aquello porque algo dentro de ti así te lo ha indicado aunque no sepas por qué”. Lo malo es que no solemos hacer mucho caso de estos sentimientos porque no estamos acostumbrados a seguir corazonadas. Las corazonadas no son científicas y hoy día todo lo que no tenga una explicación científica no es factible. ¿O están ya comprobadas científicamente y yo no lo sé? De cualquier modo, a mí eso no me importa mucho porque yo creo lo que siento sin importar lo que diga la Ciencia en algunos casos.

Pues cuando tengas una intuición, hazle caso, ponla en práctica, materialízala sin dudar, si dudas errarás. Si das paso a la duda, ya nada saldrá bien. Debes aprender a confiar en lo que tu intuición te susurra de forma cadenciosa y libre desde el fondo de tu corazón.


Que tu pensamiento sea siempre positivo, pues siempre potencias en tu vida aquello a lo que prestas atención, si aprendes a prestarte atención a ti mismo de forma positiva, afectarás también de forma positiva a las personas que tengas a tu alrededor. Si prestas atención al sufrimiento o a lo negativo, eso será lo estarás potenciando en tu vida.

No des poder a los demás sobre ti, pues si te dejas afectar por lo que los demás piensen de ti, generarás una culpabilidad ansiosa y no podrás perdonar ni perdonarte. Hasta que la carga se haga tan insoportable que tu cuerpo físico acabe por enfermarse. 


Por el contrario, aprende a observar con atención lo que sucede en tu entorno y contigo mismo prestando mucha atención a lo que ocurre. Conviértete en un observador a la distancia, que no juzga ni critica, tan solo observa como un espectador más de tu propia vida. Y aprende de ello, lo que sientes, lo que te gusta, lo que no...

Cuanto más consigas liberar tu mente, más libre te sentirás, más capaz de despertar tu propia conciencia, de tener tu propio pensamiento y una manera libre de pensar, serás más objetivo ante cualquier acontecimiento que ocurra en tu vida y no necesitarás seguir a nadie pues tú mismo hallarás tu propia verdad.

Sé escéptico, pero aprende a escuchar. Tu mundo lo creas tú, si no te gusta el mundo en el que vives, tú eres el único capaz de cambiarlo y hacer un mundo mejor. No te creas nada pero aprende a escuchar porque en el aire hay mensajes que te ayudan a crecer, de hecho tú eres un mensajero ¿de los que dicen o no la verdad?

 Aboga por la impecabilidad de tus palabras, recuerda que es a través de la palabra que creas o destruyes. No te juzgues, no te culpes, no vayas contra ti mimo, resuelve de forma positiva asumiendo la responsabilidad de tus actos pero sin culpa ni juicio. Suelta el miedo y el sufrimiento porque son dos grandes represores y utiliza tu energía correctamente direccionándola hacia la verdad y el amor por ti mismo y por los demás.

No participes en los “chismes”, cuando alguien a tu alrededor comience a utilizar la crítica hacia los demás, mantente lo más alejado posible de esos comentarios, no participes de ellos, no te reconozcas en ellos y si te preguntan para hacerte pronunciarte sobre lo que están hablando, intenta salirte por la tangente. A la vez comienza a mandar pensamientos positivos hacia esas personas que están enjuiciando, no los juzgues tú pues estarías haciendo lo mismo que hacen ellos, piensa simplemente que todavía necesitan crecer más interiormente para alcanzar un grado en el que ya no necesiten criticar a otros  y desea que lo alcancen cuanto antes para que puedan liberarse de sí mismos y de los límites que se autoimponen al juzgar, casi siempre injustamente a los demás.

Como dice Don Miguel Ruíz, cuando los comentarios negativos vayan hacia ti, sólo los recibirás si tu mente es campo fértil para ello, pero si tu eres impecable con tus palabras, el veneno emocional irá desapareciendo de tu mente y dejarás de transmitirlo en tus relaciones personales hacia los demás y eso te proporcionará inmunidad cuando alguien lance un hechizo venenoso hacia ti.

Si eres impecable con tu palabra, llegará un momento en el que alcanzarás la libertad personal, el éxito y la abundancia, el miedo desaparecerá y se transformará en amor y alegría.

No te tomes nunca nada de forma personal, si te tomas de forma personal cualquier comentario que otro haga hacia ti, es porque no estás seguro de quién eres y entonces para ti es importante creer lo que te dicen los demás en lugar de creer en ti mismo. Incluso si alguien te insulta lo hace desde su propia realidad, no desde la tuya. Si te lo tomas de forma personal estás recogiendo su veneno y convirtiéndolo en tuyo.

Cuando te tomas algo de forma personal te sientes ofendido y reaccionas defendiéndote, eso conlleva la creación de un conflicto y sientes la necesidad de demostrar que tú tienes razón mientras los demás están equivocados. Sin embargo, si tú sabes quién eres, no necesitas que te acepten, ni para adularte, ni para criticarte, pues lo que cada uno piense o sienta es el problema del otro, no el tuyo. Es su manera de ver el mundo, son sus creencias y están relacionadas con esa persona, no contigo.

Si yo te digo algo que te hiere, fíjate que realmente no te hiere lo que yo te digo, sino las heridas que ya tienes y que yo simplemente he refrescado con mis palabras o mis actos. Si te enfadas conmigo, yo seré la excusa de tu enfado, pero no la verdadera razón de él. Tú te enfadas porque tienes miedo y yo te hago enfrentarte a él. Tienes que analizar por qué te duele y solucionarlo. Mientras no lo soluciones seguirá doliendo, hoy habré sido yo o me echarás las culpas a mí, mañana será otra persona, porque hasta que no vayas a la raíz del problema y lo soluciones, no dejará de haber culpables, pero eso no es ser responsable y tú sí que quieres serlo.

Si vives sin miedo, si te amas, no habrá lugar para las emociones negativas porque todo estará bien en ti. Te sentirás bien y te sentirás feliz, estarás en paz y establecerás relaciones de amor con todo y todos los que te rodean porque todo lo percibirás seguro.

Si no te tomas nada personalmente, tu rabia, tus celos y tu envidia desaparecerán, incluso tu tristeza lo hará, porque sólo eres responsable de ti mismo.

 No hagas suposiciones, normalmente trabajamos así: hacemos una suposición, comprendemos las cosas mal, nos lo tomamos personalmente y acabamos haciendo un drama de todo cuando nada ha sido real. Justo en este punto es cuando damos comienzo al “chismorreo”.

Si no quieres que esto te ocurra, pide aclaraciones, haz preguntas para saber la verdad antes de montarte una historia sin fundamentos que no sabes realmente si crece sobre la verdad o no.

Cuando aprendas a no hacer suposiciones, tus palabras se volverán impecables para crear, dar, compartir y amar.


Y pon siempre lo mejor de ti en todo aquello que hagas. Pon la energía justa en cada tarea que realices, si te esfuerzas demasiado para hacer más de lo que puedes, gastarás más energía de la que tienes y al final tu rendimiento no será suficiente y aparecerán los reproches y las frustraciones, la culpa y los juicios hacia ti mismo. Lo mismo ocurrirá si haces menos de lo que sabes que puedes hacer y das menos de lo que eres capaz de dar. Sin embargo, no estamos aquí para sufrir, sino para amar y ser felices.

Haz las cosas porque quieras hacerlas, no esperando una recompensa. Es más si disfrutas de lo que haces, esa ya será tu recompensa, pues no te sentirás frustrado y por tanto no habrá reproches.

Hace poco leí en algún lugar algo así como que “la felicidad no consiste en hacer uno lo que le gusta, sino en que consigas que te guste lo que haces”.

Vive con plenitud, sé emprendedor, arriésgate a vivir tus sueños. No necesitas que los demás te acepten, acéptate tú mismo que eres quien siempre te limitas, esa es la única aceptación que necesitas para dejarte ser y sé, sé feliz sin retener, dejando marchar lo que ya no quiere estar a tu lado, disfrutando de tu vida. Pídele a la autocompasión que se vaya porque ya no te hace falta y que se lleve el sufrimiento y la pena, el dolor y la rabia y la culpa y el “no puedo”, o “no debería” o “no me lo merezco” y que no se olviden de llevarse también a la duda, para que les haga compañía porque a ti, en tu nueva vida ya no te hace falta ninguno de ellos. Sé tú mismo, no hagas nada para hacer feliz a otro o contentarlo, sé libre, sé tú, di “sí” si quieres decir “sí”, di “no” cuando “no” quieras hacer algo.

Horna tu cuerpo, respétalo, nútrelo de forma sana, ejercítalo, ámalo porque es el templo de tu alma y merece tus mayores cuidados.

En un próximo post te explicaré cómo hacer para cambiar las viejas pautas de comportamiento para adquirir una nueva manera de pensar y actuar.


Si comienzas a hacer estos pequeños cambios en tu vida, ten por seguro que el próximo año 2011 y los sucesivos serán grandiosos para ti. Y si tu cambias, ten en cuenta que todo a tu alrededor cambiará. Los cambios son como el movimiento de una onda, cuando tiras una piedra a un lago en calma se produce una onda que hace que toda el agua vibre a su alrededor. No te asustes cuando esto ocurra en tu vida, será normal que suceda y si sucede será una buena señal.

Recuerda que nada permanece, todo cambia constantemente a tu alrededor. Fluye con la vida y vibra con ella. 

Vive intensamente, ama con pasión y sé feliz poniendo risas, sonrisas y alegrías en tu vida. Solo depende de ti.

Para redactar este post he utilizado algunas notas que tenía en una libreta de cuando leí el libro de Don Miguel Ruíz de Los Cuatro Acuerdos. Libro que recomiendo encarecidamente. Si todavía no sabéis qué pedir a los Reyes Magos, este libro sería una buena opción.







©Paqui Sánchez ~ Namasté


viernes, 24 de diciembre de 2010

¡FELIZ NAVIDAD!





Os ofrezco la parte de la Navidad que se aleja de los días de locura, compras desenfrenadas y consumismo exacerbado. Os propongo una pequeña meditación, una reflexión en la tranquilidad y el calor de vuestro hogar, que os ayude a calmar la agitación interna para que consigáis el sosiego, la calma y la paz y halléis la sabiduría del Silencio en vuestro corazón. En esta Navidad, os quiero obsequiar un presente tan necesario e ignorado a la vez,  pero tan preciado y necesario para todos, os quiero entregar el Perdón.


Es momento de reflexión, de quitarnos la coraza y decidir retirarla para siempre, decidir no volver a vestirnos de nuevo con ella, pues cuando la llevas puesta, podrás intentar evitar sentir el dolor externo, pero tampoco estarás dejando fluir tus emociones y estarás viviendo a medias. 

Es momento de perdonarnos, de perdonar nuestros errores del pasado, nuestras equivocaciones y de reconciliarnos con él. Para poder vivir y disfrutar plenamente del regalo del PRESENTE, del Aquí y el Ahora que es el único momento real que tenemos para vivir, tenemos que perdonar el pasado, no olvidarlo, sino perdonarlo, no es lo mismo. Además, cuando hayas conseguido perdonarte y perdonar a quién te hirió, ya no lo vivirás ni recordarás con dolor. 

Cuando te hayas perdonado a ti mismo, serás capaz de reconciliarte con el resto del mundo. Sentirás un calor abrasador en tu corazón, una inmensa alegría y no podrás dejar de sonreír o de llorar, no te aflijas porque, en este caso, las lágrimas te ayudarán a ver con mayor nitidez todo aquello que no eras capaz de dilucidar porque no le dejabas entrar, porque no te permitías ver con claridad.


Te invadirá una cándida sensación de liberación, de libertad,  como si tu corazón tuviera alas y pudiera volar, esa es la consecuencia del perdón, cuando perdonas liberas y a quien primero liberas es a ti mismo.


Y si alguien no quiere perdonarte, ya no es tu problema, respétalo porque cada cual es libre de hacer lo que considere más adecuado con su vida, pero tú libera la culpa y reconcíliate en tu corazón. A veces dejamos de vibrar en la misma frecuencia energética de personas queridas para nosotros. No pasa nada, vive tu vida y quizá llegue el momento en el que esa persona querida vuelva a estar en tu misma vibración y si no es así, no te aflijas, otras personas llegarán. Recuerda que no podemos intervenir en los procesos evolutivos de los demás y respeta que cada uno tiene el libre albedrío de elegir lo que considera mejor para su vida independientemente de lo que pienses tú.

Abre la ventana de tu corazón y deja que salga la rabia, la envidia, la impotencia, la desilusión, el miedo, la vergüenza, la culpa, el odio, la crítica, los celos, el dolor, la tristeza... todos tus bloqueos, tus "no puedo" o "no me lo merezco" y cuando todos se hayan marchado y tu corazón se haya ventilado bien, abre una gran vano, como un arco de medio punto lleno de flores de variopintos colores y dulces y almizcleños aromas a su alrededor, no pongas puerta para que nunca más puedas cerrarla y deja que pase el cariño, la empatía, la comprensión, el afecto, la ternura, el valor, la esperanza, el coraje, la asertividad, la confianza y el amor incondicional hacia ti mismo y hacia los demás.


Que la llama del amor y la luz prenda en vuestros corazones para iluminar mejor el camino de vuestra vida y os resulte mucho más sencillo alcanzar vuestro destino.





Os Deseamos a todos una  

Entrañable y  Feliz Navidad

y un Venturoso Año Nuevo

lleno de 

Paz, Amor y Esperanza


¡Confiad en la Vida!


Un cálido abrazo de 

amor y esperanza 

para todo el Mundo. 

Juntos somos UNO






©Paqui Sánchez ~ Namasté

martes, 21 de diciembre de 2010

EL TACTO ~ EL ÚLTIMO SENTIDO TAMBIÉN DESPIERTA





Con el tacto, el último de los sentidos, concluimos este juego que comenzamos hace 5 semanas, cuando nació este blog.

Espero y deseo que este juego os haya sido tan útil y divertido como a mí y a mí familia (pues lo he compartido con ellos todo lo que he podido). 

Ahora que ya estáis despiert@s, procurad no volver a adormeceos y recordad este juego para volver a jugar de tanto en tanto, cuando lo necesitéis, así activaréis de nuevo vuestro actuar consciente y estaréis más atent@s a la vida y prestando mucha más atención a vuestro cuerpo y vuestras emociones, así como entorno, lo que ocurre fuera y sabiendo de qué manera os afecta dentro.

Definamos el tacto, ¿qué es el tacto? El tacto está relacionado con la piel y con las sensaciones que percibimos y emitimos a través de ella al tocar a otras personas o cosas.

A través de las terminaciones nerviosas que se encuentran en la piel (capa de la epidermis), y que se conocen como los receptores del tacto, los seres humanos tenemos sensaciones, sentimos, sentimos el frío, el calor, la presión y el dolor. Sentimos la aspereza, la dureza, la suavidad, si algo es rugoso o liso si está húmedo o mojado… La piel cubre todo el cuerpo humano, pero su sensibilidad difiere dependiendo de las distintas zonas del cuerpo. En los seres humanos, las yemas de los dedos son el punto más sensitivo, también la cara y los pies.

Tócame, siénteme, percíbeme

El tacto es el primer sentido que desarrollan los bebés al nacer y el que más utilizan durante su primer año de vida, la boca es una de las zonas más sensitivas y a través de ella perciben las cosas, es por esta razón que todo se lo suelen llevar a la boca, porque reconocen las cosas a través de ella.

El tacto actúa también como mecanismo de defensa, por tanto nos protege y evita que nos hagamos daño.

La cultura occidental nos enseña que tocarnos es malo y así, evitamos besarnos, abrazarnos o acariciarnos en público y en muchos hogares también en privado. Hoy la gente se toca muy poco, hay muy poco contacto físico entre las personas.

Sin embargo a través del tacto podemos transmitir todo nuestro amor, nuestra sensibilidad, nuestro afecto y cariño. Y podemos sentir a los demás y lo que nos rodea, las cosas, la corteza de los árboles, la tierra, el mundo... Se ha demostrado que muchos bebés que reciben caricias y abrazos constantes y frecuentes crecen más sanos y seguros y con sus necesidades afectivas cubiertas, además enferman menos que otros que no tienen a penas contacto físico con sus seres queridos o cuidadores.

Esto mismo ocurre con los ancianos, con los niños y con todas las personas y animales, porque los seres vivos necesitamos afecto para continuar “creciendo”, necesitamos sentir a través de la piel el calor de otra persona, su cariño.

Ahora te pregunto ¿cómo sientes la vida?, ¿cómo tratas a tus familiares, a tus seres queridos, a tus padres, abuelos, a tus hijos, a tu pareja, a tus amigos…? ¿Sientes vergüenza de expresar tu afecto hacia ellos a través de abrazos, besos o caricias? ¿Sois de esas familias que en casa no tienen costumbre de tocarse?

Pues si es así, intenta cambiarlo, no importa que durante generaciones no haya existido esta costumbre, la de tocarse, rozarse, acariciarse, abrazarse o besarse. Ahora es el momento, todos estamos muy necesitados de afecto y de caricias, de rozar piel con piel y, aunque este cambio en la tradición pueda resultar chocante al principio, estoy segura que acabará agradando a todos.


 "Cuando sea un bebé, acaríciame, porque necesito tu contacto para crecer feliz y seguro.

Cuando sea un niño y esté enfadado, dame un abrazo, porque es lo que mi actitud enfurruñada está necesitando para sentir que me quieres, que te importo y que no has dejado de quererme por comportarme mal.

Cuando sea un adolescente y me avergüence 
de tus besos y abrazos delante de mis amigos, sigue abrazándome y queriéndome porque es lo que necesito para 
reafírmame en la vida con amor.

Cuando sea una persona madura, abrázame, tócame porque es lo que necesito para seguir sintiéndome bell@ y querid@.

Cuando sea mayor, acaríciame, porque es lo que me indicará que a pesar de que mi piel ha dejado de ser tersa y suave, aún soy importante y todavía me quieres.

Cuando sea un ancian@, tócame, toca mis manos arrugadas, mi cara y mírame a los ojos y sabré que sigo siendo tu madre o padre, o tu abuela o abuelo y que ahora eres tú quien se ocupa de 
hidratar mi piel".

 Siente la vida, que no te de vergüenza querer y demostrar que amas con intensidad. Reparte cariño y abrazos… Si no lo haces es porque no sabes cuán reconfortante puede ser una mano cálida sobre tu espalda o en tu hombro, o bien apoyada en tu brazo y cuánta energía positiva, cuanto afecto, cuanto calor… puedes dar a la otra persona a través de ese simple gesto. ¿A qué esperas para comprobarlo?

Ahora, en estas fechas, es típico donde vivo que alguna gente vaya por el centro de la ciudad repartiendo abrazos (¡cuánto puede llegar a comunicar el abrazo de un desconocido! Y si es así ¡imagina lo que puede llegar a comunicar el de un ser querido!). Hay alguna gente que se lo toma con humor y devuelve el abrazo, pero hay muchos otros que todavía huyen despavoridos. ¡Ayúdanos a cambiar esto!


Abrázate a la vida y déjate fluir, ama, siente, vive... 
olvídate de la vergüenza, del miedo, del orgullo o ego. 
Este es el momento, el PRESENTE, 
no esperes, no lo dejes para mañana, 
es AQUÍ y es AHORA

Espero verdaderamente que vuestra cena de Navidad,  este año, sea diferente, que estéis más sensitivos y atentos a lo que ocurre y que nos lo contéis. Esta era la presmisa con la que partíamos al iniciar este juego, os deseo lo mejor y que estas fiestas sean  para todos algo más que consumismo desmedido.

Disfrutad de la vida y
de este tiempo en familia 
y sed felices.
La felicidad es la actitud de cada cual.

¡NAMASTÉ 
Y
FELIZ NAVIDAD!


©Paqui Sánchez


Síguenos en Facebook dándole al botón "Me gusta"

Conócete a Través de la Numerología

La Frase del Día...

La Receta de Hoy...